Publicado en Do babes, Ráfagas de Post

La honestidad de la Iguana


74.-

Para cuando esta entrada que programé esté publicada (para eso existe la mejor herramienta para Blogueros y se llama Writter by Microsoft) , andaré durmiendo, sí  ya andaré durmiendo, tuve un día agitado desde las 6 am hasta pasadas las 8 pm y aun no termino, bueno no cómo quería, pero ¿cuando han sido los días  o meses recientes en donde te salen las cosas cómo querías querido escritor de palotilla? Ojos en blanco no pos no.

En fin, los rollos en los que se mete la gente que le hace a lo de escribir, hay escritores que escriben retorcidas historias y acaban locos…yo no.

Bahh hablaré de otra cosa, este blog no es tan serio como parece, hablaré de una iguana; #datoinútil durante mi infancia le tuve miedo y pánico a las iguanas grandes, mejor conocido como Iguanofobia, luego empeorado por una película de Godzilla la cual vi en pantalla gigante de cine, en fin la honestidad de la iguana es que no quería asustarme, en cambio yo si me asusté por su aspecto, ella ahí estaba, un animalito inocente y dedicado a comer hierbas y he ahí enfrente de ella, un niño de 4 años paralizado de terror.

 

Y no chingao, esta vez les quedo a deber La Honestidad de la Iguana porque se me borró lo que iba a escribir, se los quedo a deber para próximas entregas que no pierda la inspiración , de ahí que el título se llame así:

 

Momento en que me di cuenta de que se me había olvidado lo que escribiría.
Anuncios

Deja un comentario o una idea

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s