Publicado en Cuentos y Relatos, Personajes

El Nuevo Mundo parte II


 

90.-

Bueno llego a la segunda parte de este relato corto, no sin antes brindarles una pequeña reflexión; Un servidor no pone a prueba a las personas, al contrario; mucho me sirve interactuar con la gente, para todo hay un tiempo, pero cuando se hace un comentario inapropiado, es mejor pedir disculpas y reflexionar realmente que dijo uno, así es como se aprenden las cosas a futuro.

 

Y sí, me gusta hacer relatos del futuro, llevo varios con diferentes temáticas, pero siempre tratando de darles algo diferente, escrito totalmente por un servidor en el poco tiempo que tengo; he notado que aunque sean historias de Ciencia Ficción, tienen en común que me gusta ser realista con lo que propongo, no sé, quizá ese sea mi estilo, aunque realmente puedo crear todo tipo de historias por lo que he visto, bueno, no les hago más cansado esto, si sirven estos relatos y este blog para inspirar en el futuro a alguien este esfuerzo mental que estoy haciendo, con eso me doy por servido. 

 

      Durante algunas horas Adam se dedicó a recorrer aquella ciudad que se encontraba destruida, como si hubiera pasado por años de guerra civil, autos destruidos, algunos todavía humeando, edificios cuya estructura se caía a pedazos, todo cuanto podían ver sus ojos estaba destruido, muchas preguntas se agolpaban en la mente cada vez más despierta de Adam, ¿quien era realmente? ¿por que la ciudad estaba así y no había aparentemente ningún humano? ¿quienes eran aquellas personas que se aparecían en sus visiones?

A lo lejos pudo oír unos gritos—¡Hey señor, acá estoy, voltee a su derecha!— una figura se dibujaba por sobre el humo, un anciano de barba blanca, y ataviado con un suéter roído por los años, se acercó trabajosamente por entre los escombros de lo que alguna vez fue una casa, unos minutos después quedó enfrente de un asombrado Adam que desde que se levantó, no había visto seres humanos:

wallpaper-1028637

¡Jovencito qué gusto ver gente por estos rumbos! mi nombre es Germán, mire le llevaré con los demás, es peligroso que se quede aquí—Señor Germán, ¿qué pasó aquí? , no sé quien soy y….¡espere, no alce la voz, quizá esté desorientado, vamos ¿acaso estuvo dormido todos estos años?  mire, mire aquella lata aun debe servir—Adam acababa de descubrir al único ser humano en quizá, muchos kilómetros a la redonda, un viejito estrafalario cuyo único interés era buscar comida entre los escombros, prestándole poca atención a Adam, pero ahí estaba quizá, la única clave para poder entender qué pasaba ahí.

¡Shhh la gente está dormida, no haga mucho ruido ¿cómo es que te llamas jovencito?— No recuerdo mi nombre señor, acabo de despertar de entre las ruinas de aquel edificio, pero por lo visto me llamo Adam, puede decirme así; tengo muchas dudas señor…—Mire, mire, jovencito, creo que estuvo en coma mucho tiempo, las cosas han cambiado,  la conquista del espacio logró buenas cosas, pero vea a su alrededor…nada.

¿Dígame por que dice que la gente está dormida? lléveme con ellos señor—-No, en estos momentos no podré llevarte, tiene que ser de noche, aun está atardeciendo, vamos, le convidaré de mi comida, no es mucha pero se le ve con hambre, ¿tiene ust5ede familia?— No sé, tengo vagos recuerdos de una mujer de cabello castaño y una niña de unos 7 años, una casa cerca de una playa y un enorme árbol, pero son como recuerdos borrosos, no sé más nada—Mmm, la única playa está cerca de aquí, quizá no sería bueno que fuéramos, podría ser doloroso…las cosas que pasaron mire, mire; todo el progreso sin planeación, acaba siendo retroceso, créale a este pobre viejo loco.

¿Qué pasó aquí? —Venga, vamos aquel edificio, le platicaré una historia, por lo que noto, usted estuvo dormido mucho tiempo, esta ciudad era otrora conocida como la punta de lanza de la alta tecnología de este continente, pero los habitantes poco a poco se fueron convirtiendo en dependientes de la tecnología, las computadoras pensaban por ellos, las decisiones más importantes pasaban por un filtro cibernético; una cortina de hierro en donde “todo estaba bien”, ¿pero sabe? nada de eso era cierto—Cada palabra salida de la boca del viejo Germán causaba cada vez más asombro en Adam.

¿Por qué me dijo que la gente dormía? ¿acaso hay más en otras partes?— Tiene razón jovencito, mire, mire; deje que termine mi relato  y verá…aquí entraron hombres ataviados con trajes blancos y máscaras, image hace 4 años yo era ejecutivo de ventas, uno de tantos ejecutivos, mire, mire; cuando pasó eso me horroricé, estos tipos que se contaban por miles, llegaron por tierra, mar y aire,  entraron y dispararon dardos a mis compañeros, yo me escondí en un cuarto oculto pues creía que les disparaban balas, tuve tiempo de ver que no los mataban, pero si los dormían y se los llevaban en unas capsulas, era una situación rara pues hubo quienes se defendieron con armas, se logró saber por el radio que en gran parte del planeta pasaba lo mismo—Señor Germán, supo usted para qué los dormían? a mi me parece raro esto, no los querían matar—Mire, mire jovencito, yo me salvé, poca gente más se salvó, algunos están más al sur de esta ciudad, pero no hay nada más, los cuerpos durmientes de mis compañeros y amigos se los llevaron y no sé a donde.

Erigiéndose por encima de los escombros,  Adam no podía ver él cielo, este estaba con tonalidades rojizas pero el humo no lo dejaba ver con claridad—Si quieres te puedo llevar a la playa, allá se ve más claro y quizá recuerde a su familia, ¿dígame cuanto tiempo estuvo en ese hospital?—No lo sé, encontré una hoja donde decía que entré en el año 2092 y el nombre de Adam, hasta la fecha sé muy poco, un nombre de una bióloga de apellido Allende.

Jovencito Adam me extraña que apenas haya despertado y esté fuerte y lúcido—Señor eso es algo que no sé, para mí todo esto es raro, sé que debo encontrar si es que está viva la bióloga Allende, pero no sé por donde empezar, también sé que en algún lugar de esta ciudad, tengo una familia…—¡Espere! antes de eso, lo llevaré con “mi familia” la gente que sobrevivió y no se dejó dormir por las oleadas de los hombres de máscara

Pasado algún tiempo, German llevó a Adam a la playa, pareciera que el humo y los contaminantes dejaban de ser tan espesos como en la urbe, sin embargo no era lo que esperaba, sobre el horizonte se dibujaba la Luna, pero también había mucho más cerca un planeta ¿acaso estaba enloqueciendo Adam? ¿acaso realmente no se había despertado de su sueño y estaba en una pesadilla pues “eso” no era la Tierra, sin embargo la mirada de felicidad del viejo Germán que parecía estar en una enorme paz interior, lo calmó, todo a su alrededor era a la vez tan familiar como diferente, todo era…un nuevo mundo, del cual esperaba amoldarse y encontrar respuestas, ¿quienes eran aquellos misteriosos hombres con máscaras  y por qué dormían a la gente? aun faltaba por saber quien era en realidad él mismo y donde se encontraba su familia, el camino a seguir estaba marcado, por eso dejó sus pensamientos negativos de lado e hizo lo mismo que aquel viejito estrafalario y contempló aquel hermoso atardecer, tan extraño como enigmático.

 

 

 

 

 

 

 

wallpaper-1013243

 

 

 

 

Posdata: Próximamente cumplirá 1 año este blog en Septiembre, espero pensar en algo especial, saludos.

Anuncios

3 comentarios sobre “El Nuevo Mundo parte II

  1. Muy creativo escritor de pacotilla:

    Como mencioné, estoy de regreso en este su espacio que con toda amabilidad nos comparte. El nudo resultó ser más interesante y misterioso que la introducción. Podemos hacer muchas reflexiones sobre el mensaje del cuento, pero creo que basta con exponer una que sintetice toda la sarta de cuestiones. ¿Hasta qué punto actuaremos a favor de nuestro presente a pesar de todas las advertencias para el futuro?
    El encuentro de Adam con German alude al inicio de una nueva era, todas las predicciones personales auguran un gran desenlace a su buena historia.
    Muchos saludos, y muchas felicitaciones por el próximo aniversario.

    Atte: Viento de nostalgia

  2. Muchas gracias por leerme, he de destacar que lo que escribo si fuera a publicarse de manera profesional, tendría que pasar por un editor, pero como este es mi blog, escribo tal cual me sale de la inspiración.

    Leí también su primer comentario y cada una de sus palabras me han transmitido paz y tranquilidad, eso es importante para alguien que guste de plasmar ideas o sentimientos, he descubierto en el escribir una manera de expresarme, este relato corto lo suspendí esta semana por cuestiones laborales, sin embargo es seguro que en este fin de semana termine el relato y se publique, saludos cordiales.

  3. Escritor de pacotilla:

    De una manera muy cordial agradezco el tiempo en contestar mis comentarios.
    Tiene que ser así, escribir para uno mismo y a como quiera, incluso los editores deberían respetar las letras escritas surgidas de la impulsividad de las emociones o del exorcismo de la razón -esa es una opinión personal- de cualquier forma le invito a que siga escribiendo a su estilo, no necesita más para hacerlo mejor.

    En espera estoy de la última parte de la aventura que a cautivado a tantos a pesar del silencio.

    Atte:

    Viento de nostalgia

Deja un comentario o una idea

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s