Publicado en Cuentos y Relatos

“El héroe desconocido” Parte 1


111.-

Hola, hola, he regresado con la entrada número 111 de este blog Sonrisa, creo que estoy empezando a ahondar en una temática en la que me siento a gusto; el futuro, el espacio y el desarrollo de una historia donde no todo es lo que parece, tengo muchos pendientes, el pulir el primer capítulo del Tigre de Malasia, terminar esta historia que esta sí tendrá su continuación en la próxima entrada, para no perder continuidad.

Como todo, este es un desarrollo conceptual, la verdadera historia la seguiré desarrollando por fuera.

Y ahí va:

______________________________________________________

wallpaper-1198050

 

Era la primavera del año 2082, no, en esta historia no hay extraterrestres, ni siquiera catástrofes de la humanidad, es cierto que el petróleo es tan escaso como un refresco de soda en el desierto, pero las sociedades han aprendido a convivir, sí aun hay algunos que otro conflicto interno entre países, la carrera espacial ha sido de lo más fructífera, han conquistado Marte y hay bases en la Luna, 3 bases para ser exactos, la razón de tal cosa es que los materiales exóticos que hay en abundancia en aquellos lejanos puntos del espacio (al menos desde la Tierra) han hecho asumible el costo enorme de llevar personas a vivir allá, se antojaba difícil Marte, pero allá hay en torno a 1200 personas viviendo en Ceres II, quizá el mayor complejo espacial que la humanidad haya hecho, era tan complejo que superaba por mucho a lo logrado con la vetusta Estación Espacial Internacional 2 que aun seguía funcionando como “Vela Solar”.

 

En la Tierra en uno de aquellos países nuevos, creados para evitar guerras, vivía una muchacha de 17 años, Daniela; que en su habitación tenía los posters de muchas misiones espaciales, sin embargo, había una que tenía enmarcada, era la foto autografiada del Mayor Alan Duke, un condecorado astronauta que alguna vez 5 años atrás había evitado que una estación espacial portuguesa colisionara de lleno con Ciudad del Cabo en Sudáfrica, Duke era todo un fenómeno mediático en la tierra, no solo por haberse casado con la actriz de moda en la meca del cine, Irán; sino por sus otros logros interestelares, como evitar la tragedia del contenedor nuclear alojado en uno de los compartimientos de carga estratificadas, este contenedor era parte de un esfuerzo por enviar desechos radioactivos al Sol y con ello incinerarlos, pero falló el lanzamiento haciendo que quedara en una órbita muy baja, el mayor Alan como el experimentado astronauta que es, se embarcó en el “Ganimedes”, una pequeña nave experimental y con herramientas en mano y un impulsor de iones de plasma alojado en la bahía de carga de la nave, pudo recolocar la órbita del contenedor y así enviar su peligrosa carga directo al astro rey, de haber caído este contenedor en la Tierra, hubiera desaparecido la mitad de la población de todo un continente, por esa razón fue condecorado con muchas medallas al valor.

wallpaper-1472417

Duke era el héroe de Daniela, cada que podía en las reuniones familiares hablaba de lo heroico y lo valiente que fue Duke cuando desactivo los motores de la estación espacial, de la gallardía con que se comportó al evacuar al personal herido y que fue el último en abandonar las instalaciones, de lo humilde que era con los de su alrededor; esa plática tenía hastiados a sus padres y 3 hermanos mayores, pero bueno, Denis vivía pensando en alguna vez conocer a su héroe, porque no era un héroe de comic, era uno de carne y hueso, uno de la vida real.

En el puerto espacial MSSR-238 Enclavado a las afueras de la ciudad donde vivía Daniela, se preveía una enorme actividad comercial y científica, ya no se usaban motores de reacción para subir, sino modernísimos mecanismos de catapulta magnética, seguros y con años de confiabilidad para subir toneladas de material al espacio, es cierto que aun se usaban cohetes pero estos eran activados una vez en el espacio para las misiones interplanetarias, ese día era muy especial, el director de la base anunciaba un concurso para conocer en persona al mayor Alan Duke, el mayor héroe terrestre de ese tiempo con clubes de admiradores incluso en Marte.

Durante algún tiempo se resistió a entrar al concurso, pero finalmente a insistencia de sus padres, se inscribió, realmente tenía la oportunidad de conocer al héroe espacial.

wallpaper-1873404

Quiso el destino que Daniela fuera una de las 3 personas que se ganaron el premio de convivir con Duke, este había bajado lentamente de la nave, no era aquel jovial y fuerte hombre que se representaba en los carteles, era un hombre avejentado y con una mirada triste y vacía.

“Hola muchachos, mi nombre ya lo han de saber, mis hazañas se las han contado, pero no de este modo, vengan, demos un paseo por mi nave espacial y mis cadetes”

Daniela admirada de aquel hombre, empezó a recorrer el salón de la fama que tenía ahí mientras volaban a muchos metros de altura, por descuido quedó sola cuando tropezó con la esquina de un viejo armario pese a no hacerse nada, arrodillada tuvo de frente un extraño librito que estaba asomando por el fondo del armario, rauda se apresuró a guardarlo cuando uno de los cadetes espaciales le dijo— ¡Muchacha estás bien! No deberías estar en este lugar sola, vamos, vayan con el grupo, el mayor Duke hará una presentación de cuando salvó a Marte—Si, sí, estoy bien, ya voy.

El cadete le dijo algo al oído al mayor Duke, quien decidió reflexionar frente al amplio ventanal de su nave reluciente, su mirada denotaba nostalgia y a la vez tristeza, sin embargo esta vez había de tomar una decisión, no era la primera vez que había pensado eso, y mandó llamar a aquella joven muchacha y pidió que los dejaran solos.

 

Muchacha veo que estas emocionada de ver al gran Alan Duke, pero hoy quiero decirte mi historia, la historia real del por qué estoy aquí.

Pilot spaceships vehicles  / 1920x1080 Wallpaper

Hace 20 años existía un joven cadete, sí Alan Duke, él era parte de un programa de metalurgia en Marte—Pero señor Duke, usted no trabajaba en metalurgia, según su biografía oficial era parte del proyecto para terraformar Marte.

No muchacha eso es a lo que voy, la biografía se hizo para unos cuantos, la verdadera historia es la que te estoy contando, esa libreta te la voy a legar para que cuentes mis historias y perdure mi nombre, sin embargo la historia de Alan Duke es diferente a cómo te la han contado y te sorprenderá…

 

 

Fin de la primera parte.

Anuncios

Deja un comentario o una idea

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s