Publicado en Cuentos y Relatos

Sombras del futuro IV


133.- Domingo 15 de Marzo del año 2015, ya van 4 partes de algo que inicié como un juego para evitar aburrirme con historias de zombis y heme aquí con mi pasatiempo.

 

No todo podría ser bueno, una parte del planeta fue diezmada por eso que solo se veía en las películas antiguas de terror barato, los primeros reportes decían que las morgues se inundaban por cadáveres que se negaban a morir, estos aunque tenían apetito por carne viva, también se les veía comer vegetales que se encontraban a su paso, todo esto tenía explicación científica, al menos eso nos dijeron, pero cómo pararles, cómo parar semejante plaga en aquellos años donde se dijo que inició el apocalipsis ¿Dónde? ¿Cuándo?

La inteligencia que llegaron a mostrar era la equivalente a la de un niño de un año, hubo algunos que conservaron totalmente sus recuerdos de cuando estaban vivos y estos pretendían regresar con su familia, la cual se aterrorizada, eso da para otros relatos sí señor; hubo un caso en particular que fue el origen de esta epidemia global la cual fue controlada hasta hace no muchos años o más bien fueron evolucionando, pero todo tiene su principio y esta es la historia del primer infectado, del primer zombie.

Era el año 2029, un año normal, un día como cualquier otro, un hombre que parecía desorientado caminaba sin rumbo fijo hacia el norte, el frío era tan fuerte que entumecía toda la piel que estuviera al aire libre durante un par de segundos, esta persona fue detectada a 45 kilómetros de una pequeña población en Islandia, eso es muy al norte, quizá esta persona no era muy diferente de los turistas que se encontraban a diario los de las patrullas y que equivocaban el camino porque estaban mal señalizados y en lugar de ir al centro de esquí acaban perdidos en el paso de las montañas de hielo, pero no era un desconocido, esta vez se trataba del eminente científico norteamericano Ernest Blake quien estaba vagando sin rumbo fijo por los desolados parajes al parecer con pérdida de memoria y con signos de hipotermia, lo más extraño para el equipo de paramédicos que lo rescató fue que pese a haber cerca de 20 grados bajo cero el hombre no hubiera muerto, tenía sus signos de hipotermia, pero estaba estable, la descripción de aquel hombre era que portaba un traje negro roto en muchas partes, pero ningún abrigo, era realmente un milagro o quizá no.

Pero vayamos más atrás en el tiempo; 10 años más atrás, esto según datos de hemeroteca, no es que lo haya vivido pues aun no nacía-

Blake tenía un importante puesto en la Universidad Berkeley de California, era uno de varios que tenían un proyecto de biología muy particular pues querían crear células que no envejecieran y así crear vacunas contra la edad cronológica, esto tuvo sus enfrentamientos con lo moral y lo ético y si le agregamos el componente religioso, era obvio que sus experimentos eran polémicos desde el día en que dio al mundo la esperanza de la inmortalidad, lo criticaban por quererse comparar con Dios en eso de la inmortalidad pero esto no le importaba al profesor Blake, él quería la inmortalidad celular más que nada por el placer de que podía hacerlo y sabía que iba por el camino correcto.

Ya tan pronto como 2019 y ya sin el apoyo de la Universidad, Blake emigró a donde pudieran facilitarle su labor de investigación, así los mezcladores secuenciales de material genético eran una realidad para las grandes empresas tecnológicas, pero una destacaba por encima de todas en el campo de la investigación genética, esta era INBIOREX corporation, un gran conglomerado presidido por el afamado empresario Charles Gideon que había dejado la investigación por presidir la empresa que heredó de su padre, que a su vez había heredado de su padre.

Ahí justo en medio de una agradable campiña y rodeada de bosques en la ciudad de California, Estados Unidos; estaban las instalaciones de INBIOREX 3 edificios de 5 pisos muy modernos y dentro del edificio B, uno de los flamantes secuenciadores de ADN genético, era una máquina sorprendente para todos los científicos, pero quien estaba internamente muy feliz era Ernest Blake, en ese entonces un joven científico de 24 años conocido por sus teorías sobre la prolongación de las etapas de las células vivas más allá de sus límites naturales, mejor conocido entre sus colegas como “el loco de la fuente de la eterna juventud”

¿Ves esa cajita Osborn? — Blake se refería a una pequeña caja de zapatos con unos orificios y a quien se dirigía era a su colega y ex compañero de la Universidad Douglas Osborn ingeniero civil de profesión y también trabajador de la compañía—

 

Vamos Blake apúrale que no tengo tu tiempo, dime qué es lo que te traes entre manos bribón de biblioteca—No, no es lo que parece, es algo que he estado desarrollando—Creo que ya sé a qué te refieres, pero no, no es posible lo que estas intentado, al menos no con la tecnología de ahora—

Esa es la idea que tienen todos, pero es que no ven el panorama completo Douglas, solo se dedican a ver lo que los libros de ciencia divulgan ahora, debo decirte que lo que tengo en la cajita es el futuro, no el presente, micho menos el ayer con los científicos apolillados de mi universidad, te estoy hablando del futuro de la humanidad; cierra los ojos Douglas e imagina un mundo donde las enfermedades degenerativas desaparezcan con una simple vacuna, donde en lugar de vivir 80-90 años como máximo, puedas aumentar tu vida 30 años más, incluso duplicar esos 80 años o quizá llegar a la inmortalidad relativa, humanos con 200 o 300 años de vida plenamente activa y sin deterioro por la vejez o enfermedades, eso es lo que quiero, ese ha sido siempre mi meta desde que tenía uso de razón científica.

 

Fin de la cuarta parte.

Anuncios

Deja un comentario o una idea

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s