Publicado en Cuentos y Relatos

158.- KX-15 Parte 3


Hola a todos, ha sido una semana intensa y apenas es miércoles pero bueno haré una pequeña disertación: Hay ciertas situaciones donde tu entorno es el que está mal, donde hacer tu trabajo es mal visto por aquellos que ganando lo mismo o más no quieren trabajar y están ahí sentaditos esperando su salario, no es mi caso, mi necesidad de aprender me ha llevado a salir de mi zona de confort, hagan eso, salgan de su zona donde se sientan cómodos, ayuda a ser competitivo pero bueno este es mi blog de cuentos así que aquí va la tercera parte de KX-15 que realmente es un número de placa de un vehículo y me pareció interesante en fin, proseguimos con este ensayo muy primitivo que  suelo hacer entre cargas de sistemas así que no sean tan quisquilloso con la coherencia 🙂


 

Me despedí de aquel alemán y regresé por mis pasos a mi mesa de trabajo, en el fondo aquel viejo me hizo recordar algo peculiar sobre las reglas de las instalaciones donde vivíamos y en sí del edificio, el clima de la India era muy errático pero solo en esta zona de unos 150 kilómetros cuadrados era muy estable, todo tenía explicación, la terraformación de antiguos campos y convertidos en lo subterráneo en una ciudad con tintes futuristas llena de tecnología se debía a la ultra computadora que daba servicio a la mitad del planeta mediante cálculos infinitesimales había ayudado a mejorar el planeta teniendo tras de sí una legión de androides con cerebros positrónicos que a veces fungían de mayordomos y otras como soldados de paz pero la mayor parte de todo estaban al servicio de quien podía comprarlos o alquilarlos, en mi caso decidí prescindir de uno de ellos pese a que me los ofrecían sin costo por trabajar en el complejo pero sí que tenía a Bob mi gato androide que fue hecho con la idea de que emulara a uno de mi más queridos gatos en mi infancia, Bob era discreto y pasaba como un gato normal, bueno un gato normal no es capaz de ofrecer enlaces de videoconferencias a nivel mundial ni de conectar la cafetera pero bueno la idea es esa la parte que más me gustaba es que al no estar conectado al servidor principal de Evan podía aprender nuevos trucos por parte mía sin dejar de lado su personalidad de gato doméstico, es decir fingir dormir pero estar alerta o fingir interés en mi…justo como un gato real.

Yo no tengo familia en la actualidad, fui adoptado desde niño por una mujer de la zona norte de la ciudad, ella a la cual estimé mucho pues fue lo más cercano a una madre tan generosa como cariñosa, lamentablemente falleció de neumonía una tarde cuando yo iba a la preparatoria ella en su generosidad me dejó una herencia no muy grande pero suficiente como para tener una casa mediana con un hermoso jardín, pagarme la universidad y un poco más, poco después de graduarme con honores de mi universidad hice un viaje a través del planeta y vi que aún había lugares hermosos que visitar, poco después fui llamado a la India con una tentadora oferta de trabajo que me ofrecía buen dinero una hermosa casa con domótica avanzada y un trabajo en el que no tenía un horario fijo, es decir podía incluso trabajar en casa pero eso era algo que no me gustaba en lo absoluto así que iba en bicicleta los 2 kilómetros que me separaban de mi lugar de trabajo a mi casa, era extraño la rutina me estaba matando en vida y solo tenía 28 años.

Pasados unos meses muchos de mis compañeros que llegaron conmigo decidieron renunciar y salir de la zona, Semiramis era una de ellas, una bella morena de cabellera abundante supo que no era lo suyo estar al servicio de un tipo misterioso y trillonario que basaba toda su filosofía en rendirle mantenimiento a un enorme cerebro positrónico con tecnología cuántica así que decidió salir de la zona a través del foso 4, ah es que las instalaciones estaban rodeadas de un foso y unas enormes puertas de acero al boro, aleación rara para una pared pero es de lo que uno se entera cuando uno es curioso.

Y hasta ahí la tercera parte, aquí entre nos, no sé. Hasta donde me lleve esto, este tipo de ejercicios se hacen para mantener suelta la mente y debe fluir cómo sea, pero bueno Bob el gato es una cruza entre Garfield y un androide, el protagonista es un godinez u oficinista del futuro por cierto.

Anuncios

Deja un comentario o una idea

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s