Publicado en Uncategorized

Cartas del futuro


148.- 

Carta a mi hijo del futuro.

Querido hijo para el momento que leas esta carta y comprendas su contenido ya estarás viviendo en ese futuro que he soñado, sé que será una época difícil, no podrás ver en vivo a algunos animales como yo lo hice porque quizá ya se extinguieron en tu década, quizá veas los autos de mi época como vejestorios comparados con los de tu actualidad de esos que se manejan solos, las modas que uso las verás feas como yo recuerdo las modas de mi niñez.

 Te escribo esta carta antes de que nacieras, incluso antes de conocer a tu madre o quizá sí la conozca, ella estoy seguro tendrá muchos atributos de una mujer libre e independiente del siglo XXI con gran criterio y sentido común y sabrá educarte pero eso te lo explicaré en otra carta sobre cómo conocí a tu madre.

Quiero que seas una persona de bien, que todo el sacrificio que hago por ti, por darte un patrimonio y espero también darte una carrera profesional todo eso lo aproveches para ser mejor, no como hombre o mujer que eso es más fácil, quiero que crezcas como ser humano, no me gustaría que fueras una persona banal de esos que se toman fotos en pose de galán de tercera categoría.

Ves todos esos viejos libros que te han acompañado toda tu niñez? Esos que me niego a tirar esos son tu legado, ahí en esas páginas hay muchas fórmulas del éxito, todas las que tú quieras, no los menosprecies, para mi en su tiempo fueron una ventana al conocimiento puro y para ti espero sean también una fuente valiosa de conocimiento, te comento que no sólo es leerlos, es comprender aunque sea una mínima parte de ellos y asimilarlo en tu vida.

Aun no sé si serás niña o niño ni sé tú nombre pero espero no me recrimines si no es muy bonito, igual no quiero sea nada estrafalario, algo clásico sí.

Seas del sexo que seas te apoyaré en tus pasatiempos así seas que corras en go-kart o te guste leer, pero creo que eso ya lo sabes.

Decidí que leyeras está carta cuando comprendieras las cosas debido a que no sé si seas adoptado o no, si lo eres debes saber que vivimos e hicimos todo lo posible porque fueras feliz sin que hubiera diferencia alguna.

Como tú vez tu mundo yo vi el mío cuando joven; curioso y apasionado por aprender, sé que era un mundo muy diferente al mío pero confío en que saldrás adelante.

Este es un ejercicio literario libre.

Anuncios
Publicado en Uncategorized

147.-Programación de la carga de trabajo.


​Uno de mis secretos peor guardados es mi lado de escritor autodidacta que si mini cuentos para no aburrirme mientras desarrollo bases de datos o espero a que baje información de algún sistema que si alguna inquietud por escribir una ambiciosa novela de corte marítimo pero hay un lado que suelo evitar en redes sociales y en lo general en esta mi casa que es mi blog.

Mi lado un poco más serio enfocado en lo laboral no suelo mostrarlo por considerarlo algo aburrido y sólo es un complemento de mi formación profesional, nada reseñable, pero bueno he aquí una pequeña muestra de mi trabajo o de lo que puedo aportar si se me da el espacio; si lo encuentran en otro lado sin comillas citables recuerdenle que el autor original es un servidor.

ENSAYO DE PROGRAMACIÓN CON RECURSOS LIMITADOS.

Aligeramiento de la carga de trabajo

 

1.0 Esquema general

Para un administrador es de especial interés saber cómo prioridad los recursos que se tienen a disposición para afrontar un proyecto siendo los de medio y largo plazo los de mayor atención por tanto el dinero, maquinaria, recursos humanos y el tiempo son limitados por mucho que sea el techo financiero siempre habrá un límite preestablecido.

Mediante la programación de un diagrama de PERT se valora tanto el tiempo empleado para realizar cada etapa de un proyecto como el personal requerido esto es especial para saber cuánto personal deberá ser requerido en caso de que alguna etapa deba ser modificada, a mayor tiempo o menor personal deberá modificarse la gráfica para tener resultados concretos sobre la duración del proyecto, esto repercute en la valoración de entrega de plazo final del proyecto en cuestión.

Antes que hablar de “holgura” para cada actividad, se debe entender que la flexibilidad de tiempos y costos es algo que se tiene que tomar en cuenta en cada proyecto debido a los imprevistos que se van formando sobre la marcha, por tanto agregar el término “holgura” ayuda a no tener retrasos en el proyecto y meter esos días extras como algo normal y asumible por quien asigna presupuestos.

El proceso heurístico es usado para saber si el personal que tenemos actualmente asignado a una actividad es suficiente para terminar a tiempo o si es requerido o más personal o más tiempo.

Desplace, ¡desplácese ya!

La carga de trabajo debe equilibrarse, modificar estos parámetros ayuda a la agilidad y mantiene al personal activo más tiempo logrando cumplir con las metas por etapas, por tanto si hay actividades que tengan cargas de trabajo pequeñas que sean detectadas, estas deben ser desplazadas a la siguiente etapa dejando inamovibles los que deben requerir cierto tiempo eso sí sin dejar de supervisar cada una de esas etapas.

La planeación de un proyecto pasa por etapas previas de reuniones de trabajo donde se deban tomar en cuenta los trabajadores y las actividades asignadas a cada semana para tener un organigrama definido con qué cumplir un esquema de trabajo y que este sea supervisado a lo largo de la duración del programa, desplazar activos como el personal a actividades de la próxima etapa permite tener más personal asignado a tareas que requieran más tiempo, así disminuye el tiempo por semana signado dejando a menos personal a cargo de actividades que requieran poca carga de trabajo, esto es equilibrar y aligerar para sacar adelante todas las etapas a tiempo.

es.slideshare.net

1.1 ejemplo de diagrama de Pert tomado de página es.slideshadre.net

Ahondaré más en otras temáticas a futuro, saludos cordiales.

Publicado en Uncategorized

146.- Fontana 


Ah pues resulta que todo esté Mini cuento está inspirado en la personalidad de mis gatos, al estudiarlos pude ver claramente sus roles y cómo actúan, los mezclé con uno de mis temas favoritos como son las islas paradisíacas y cree una pequeña presentación preliminar, sí, ya sé que Spiral está pendiente pero les dejo esto:

En los albores de la navegación y florecimiento del negocio marítimo existieron personas que vivieron grandes aventuras que llegaron a nuestros oídos de diversas formas, hoy en día las aventuras del capitán marejada y los tripulantes de la nave Nereida son leyendas pero saben mis estimados lectores, me gusta escribir.

La isla de Fontana era un paradisiaco lugar enclavado en el mar, al sur la bahía principal de aguas color azul recibía los barcos cargueros y de visita recreacional, poco más al norte estaba el astillero principal propiedad de los Percivall sin embargo también había otros pequeños astilleros especializados en diferentes tipos de embarcaciones más allá en un extremo tranquilo de la gran bahía estaba enclavado el muelle de la comunidad con toda clase de botes, bergantines, goletas y alguno que otro buque de gran calado que traía mercancías o personas a vacacionar en Fontana porque también tenía turismo atraído por sus encantos y el aislamiento de tierra firme, unos metros más adentro se asentaba en pintorescas casitas blancas con tejados rojos y por 5 calles que la dividían hasta llegar al centro de la ciudad con un pequeño kiosco que coronaba con una pequeña iglesia sin embargo más allá del pequeño pueblo no había más que un camino de arena que se internaba unos kilómetros más para terminar cerca de un monte de unos 150 metros de alto el cual no era muy difícil de subir debido a su suave pendiente, arriba se podía divisar gran parte de la isla.

 Fontana no tenía muchos habitantes pero los que estaban ahí disfrutaban de sus playas de arena blanca y más adentro en la tierra florecía un pequeño negocio de frutas que se llevaban en los barcos por temporadas, los negocios de los Percivall funcionaban porque Fontana era una de las rutas más activas de entre las que pasaban todos los barcos grandes, así que funcionaba como ruta de enlace y por eso era un pequeño blanco para los piratas que de igual forma se aprovechaban de la abundancia de recursos de la isla, pero no la atacaban, no, la usaban de base para descanso y por eso usaban la bahía de la buenaventura que se encontraba al otro lado de la isla, los pocos encuentros entre pobladores y piratas se dieron una década atrás, después de todo no era un negocio lucrativo si se trataba de llamar la atención así que procuraban pasar desapercibidos aunque eso no impedía meterlos en problemas.

Los Percivall eran conocidos lugareños y el patriarca por así decirlo era Morris Percivall un tipo robusto de aspecto imponente que denotaba una gran fortaleza física que casi nunca usaba, sus cabellos rojizos y una calma apacible para afrontar los problemas lo delataban, él era el jefe de una familia algo disfuncional a sus 27 años, Percivall no pretendía serlo pero era el mayor de todos y también sus dotes de jefe le hacían estar por encima de la media en el negocio de los astilleros navales, ya sea por convencimiento de sus dotes como interlocutor ya sea por su imponente estatura de 2 metros, su carácter era tranquilo y procuraba no meterse en problemas pero cuando lo hacía por lo general acababa lastimado, Morris buscaba paz y quietud que solía transmitirla a su familia o eso intentaba.

Justo allá en el puerto principal se encontraba la embarcación Tetis II que era un bergantín carguero que llevaba todo tipo de mercancía hacia tierra firme este era propiedad de los Percivall y era capitaneado por un rudo escocés que cambió las frias latitudes de su tierra natal por el mar tropical, el jefe de la embarcación sin embargo era alguien muy conocido para todos y este era nada menos que Sir Thomas Percivall de 26 años era hermano menor de Morris, era adoptado justo un par de meses antes que naciera Morris pero ser el segundo al mando no le era incómodo de hecho le gustaba no ser el centro de atención, ladino y astuto desde el nacimiento se aprovechaba de las cosas y de las personas para sacarles provecho o trabajar menos, eso no significaba que siempre huyera de las batallas porque aún pululaban los piratas en los mares cercanos  a sus rutas de traslado en sus barcos, no por nada Morris le delegaba muchas de sus funciones en la empresa y eso significaba que Thomas viajaba en los barcos cargueros como jefe máximo, solo cuando veía que era necesario corría pero cuando no le quedaba de otra sacaba a relucir sus magníficas dotes de espadachín y manejo de su cuerpo en combate donde casi siempre salía victorioso, tiene una pequeña cicatriz en la nariz fruto de las veces donde no salía bien parado, él porque es Sir es una historia de valentía o de supina ignorancia al peligro, el caso es que salió avante y pudo retener un título nobiliario a muy temprana edad.

La propiedad principal de los Percivall era una casona con 10 cuartos propios y un galerón justo a uno de sus lados donde descansaban mirando hacia la costa por donde entraban los barcos pequeños y grandes con dirección al puerto, justo en esa terraza estaba siempre la anciana Griselda, abuela de Morris ya entrada en años aun denotaba cierta chispa de agilidad en sus ojos ella nunca fue parte de los jefes del clan de los Percivall y siempre se mantuvo en segundo plano por detrás de sus hermanos que a su vez lograron transformar una pequeña empresa naviera en un potente emporio transnacional, Griselda se mantenía lo más posible al margen de los problemas excepto cuando le tocaba defender el apellido.

Dentro de la propiedad estaban las oficinas administrativas de la compañía naviera contrario a lo que pareciera el administrador era una mujer muy especial y gente de todas las confianzas de la familia; la mulata N, guyen mejor conocida como Nidia era una mujer de 30 años que llegó a la casa de los Percivall para fungir como apoyo administrativo, ella había estudiado en las Antillas y por tanto no era considerada esclava pese a que Thomas la compró a un negociador, nunca fue su intención tenerla de esclava pues sabía de sus conocimientos académicos  y lo que podría ayudar en la familia sin embargo era la que más estaba aislada de todos pues vivía en la casona principal ella era la administradora principal de la empresa y solo le rendía cuentas a Morris.

Ada Estefanía Pinkerton llegó a la familia como una niña huérfana hija de unos amigos de Morris los cuales fallecieron en circunstancias extrañas, Ada tuvo una vida difícil pues pese a vivir en una casa cómoda como la de los Percivall nunca se vio en su juventud como parte de ella, así que decidió irse para casarse con un prominente empresario de la región, el cual no era ni prominente ni empresario dejando en la bancarrota a muchas personas razón de lo cual tuvo que huir dejando a Ada y a sus 3 hijos en la total orfandad, Morris con su sabiduría decidió que era hora de que regresaran para lo cual acondicionó la casa de sus padres y le devolvió 3 propiedades que eran originalmente parte de sus fallecidos padres; en dos de ellas pusieron parcelas de árboles frutales y en la tercera pusieron un negocio de ultramarinos que al final se volvió muy exitoso, con eso les alcanzaba para vivir decorosamente aparte de tener siempre el apoyo de los Percivall de la mano de su jefe.

Sanders Pinkerton el hijo mayor de Ada era un mozalbete de 18 años de gran fortaleza física y estatura mayor que el promedio, casi rivalizaría con Morris de no ser por la total falta de experiencia aunado a su audacia lo hacían blanco fácil de todo tipo de peleas y aventuras fuera de su ciudad que lo convertían casi en un pequeño delincuente, por suerte después de sobrevivir a una pelea en una taberna de mala muerte decidió que el hogar de los Percivall sería su base semi permanente fungiendo como operario de maquinaria primero y luego como capataz de una cuadrilla de trabajadores en el área de astilleros sin olvidar que a veces había que meterse en problemas por que sí.

Anastasia de 16 años la hija intermedia era muy diferente a sus hermanos y a la gran mayoría de los Pinkerton y los Percivall, de carácter dulce y  serena era la favorita de Morris para cuando se trataba de cosas mundanas como pasear y leer libros en la amplia biblioteca junto a las demás personas, se mantenía alejada de los negocios y de los problemas de su hermano mayor.

Diana Isabel Pinkerton la hija menor y de 15 años era alguien algo hosco y un poco alejada de su propia familia, ella estudiaba ciencias junto a varias personas que vivían en la isla de Fontana, Dana se ufanaba de haber llegado muy lejos caminando hacia el otro lado de la isla sin ayuda alguna, era una exploradora por naturaleza y eso a veces la metía en problemas, más que nada por perderse sin avisar a nadie.

Bruno de la Rivera, empresario español de 35 años hacendado en la costa principal era el rival de la empresa de barcos de los Percivall y quien pese a todo llevaba una extraña amistad con Thomas, rivales a veces en el amor por alguna damisela, a veces amigos por necesidad ya que alguna vez tuvieron que aliarse para repeler a los piratas, uno de los mayores pasatiempos de Bruno era frecuentar la taberna principal de Fontana.

Sir Ian Rockwell II distinguido y refinado caballero que siempre vestía costosas ropas y se ufanaba de ser siempre cortés con todos se consideraba a sí mismo como un facilitador de bienes para el gobernador al cual le trabajaba, a sus 45 años era un experimentado marino originalmente al mando de una embarcación llamada “Ondina” la cual le trajo diversos problemas debido a su enorme tamaño por eso cambió a otra más maniobrable pero más letal y sobre todo más discreta cuando estaba cerca de la isla de Fontana, Rockwell era considerado un criminal por muchos países debido a sus métodos para conseguir esos bienes, por lo general atacando barcos cargueros y quitándoles la mercancía que reclamaba para su jefe, en otras latitudes era llamado…pirata.

Ellos harían historia en la paradisíacas isla de Fontana.

Publicado en Uncategorized

145.- En los confines del universo.


Haciendo un pequeño paréntesis para la segunda parte de Spiral quiero hacer una entrada basada en mi gusto por el placer de leer.
Lean todo lo que caiga en sus manos, no discriminen, no tengan prejuicios, libro, revista, folleto, todo ayuda a mejorar y aprender pero no lo hagas por presunción, hazlo por el mero gusto de saber.

Saben mis lectores, por cada línea que escribo (buena o mala, no me considero escritor real, sólo un aficionado) por cada una de ellas he leído en promedio 10 más, así una página escrita son 10 páginas leídas sobre cualquier tema, no lo tomen a la ligera, ayuda no sólo a tener temas de conversación, ayuda en el trabajo a tener mejor redacción, es penoso ver a personas profesionistas no poder redactar un simple correo, el escribir ayuda a comunicar y plasmar tus ideas de una forma pasmosa y sencilla según sea la situación.
Ya pues está semana prometo más velocidad en mi blog, meteré un tema semanal de actualidad y mi cuentito de siempre.

 Lea mi estimado lector, lea y el mundo se abrirá a sus pies.

Publicado en Uncategorized

128- El Reloj de Abigail


Una nueva era

pueblo-costero-grecia-52003ec6162f5

Islander Pescarolo un joven de 18 años hijo de un militar y un ama de casa, estudiante y amante de la naturaleza cuando podía; un sábado de Noviembre vagaba por la playa de aquel pintoresco pueblo llamado San Benito, Pescarolo no iba de buen humor, muchas cosas le habian salido mal en la semana, su motocicleta, un modelo viejo de Honda ya le había fallado con anterioridad, pero esta vez lo habia dejado demasiado lejos no solo de su casa, sino del camino que llevaba a su casa, por tratar de tomar un atajo por la playa se quedó a unos 3 kilómetros de la vía principal, arrastrandola por la arena suelta haciendo más esfuerzo del normal, sudado y con un calor de más de 30 grados, aquel atardecer crepuscular era muy bonito, tanto que calmó el enojo, paró un momento para admirar el espectaculo que los bañistas a lo lejos veian, una enorme bandada de gaviotas volaba por encima de ellos y se posaban cerca de la playa.

Cerca de una formación de pinos, vio un extraño brillo metálico, parecieria que fuera causado por alguna lata de aluminio, pero no, era un brillo muy intenso, quizá un espejo se preguntó el joven Pescarolo pero de nuevo la curiosidad pudo más que sus pocas ganas de arrastrar su motocicleta, así que desvió su camino por la playa y se dirigió a unos 200 metros al sur donde se encontraban los pinos y aquel brillo tan peculiar.

Unos minutos después no sin contratiempos, arribó al lugar pero no veía el brillo, a lo lejos sí pero de cerca no podía saber bien de donde provenía, hasta que llegó a un pequeño montículo de arena suelta, ahí después de un par de minutos, vío un pequeño objeto metálico, era el responsable del brillo, un reloj redondo de cadena, entre sus manos se notaba pesado, metálico con incrustaciones de oro y plata, bellos grabados, pero quizá la mayor sorpresa venía en su interior al abrirlo vio un fino mecanismo de relojería y dentro una foto de una muchacha no mayor de edad que él, quizá unos 17-18 años, ahí decía “Este reloj es propiedad de Abigail Alexandra Campbell” file000262815346

Islander se sintió intrigado por la foto de aquella muchacha, por la antigüedad evidente del reloj era seguro que debía investigar más, así, se encaminó con paso seguro arrastrando su motocicleta mientras la lluvia se hacía presente, una hora después arribó a su casa a descansar.

Temprano por la mañana Islander se levantó y se dirigió corriendo entre las pequelas cales de su pueblo colina abajo, hacia el muelle, San Benito era un pequeño pueblo pesquero con casas pintadas de blanco con grandes y coloridas tejas rojas traidas de España como lastre de los barcos, a un lado estaba el pequeño mercado donde los olores de especies y comidas caseras se mezclaban con los clásicos gritos de los vendedores, más abajo estaba la pequeña escuela primaria, enclavada en una pequeña colina, era domingo así que estaba vacía, por entre esos lugares pasó Islander caminando a paso veloz, aún no había reparado su motocicleta, su destino era el muelle principal, ahi en la bahía de su pueblo podía ver barcos pesqueros y lanchas de todo tamaño, grandes y rudos hombres del mar comandaban con determinacipón sus naves, su sustento, su trabajo.

Señor Roberto, señor Roberto, necesito hablar con usted, sé que es el indicado para apoyarme con esto que encontré ayer en la playa—A lo lejos un señor de unos 60 años, de larga barba blanca se encontraba sentado junto a una pequeña nevera tomando una cerveza, Germán Smith marinero, viejo lobo de mar y experto cocinero era a quien Islander se dirigiía presuroso.

De entre sus ropas sacó aquél reloj antiguo de cadena y se lo mostró a un impertubable marinero Germán quien le dijo que se llevara ese reloj de ahí, que no le pertenecía y lo devolviera de donde lo sacó, Islander le explicó que se lo había encontrado y quería devolverlo, pero no conocía a nadie con el nombre de Abigail Alexandra Campbell y quizá él si supiera.

Germán sin dejar de lado su cerveza le dijo que se sentara, que sí, él conoció a la señorita Abigaíl Campbell unos años atrás y que le iba a contrar su historia, eso sí, a cambio de un buen wishkey de la taberna de Juan el Topo, la taberna más concurrida de San Benito.

Tal como la vez en la foto, la señorita Abigaíl tenía un hermoso rostro enmarcado por una larga cabellera color castaño, de facciones finas y piel clara, ella era la hija de un famoso navegante inglés, sin embargo ella había nacido aquí, en San Benito y sus primeros años los había pasdo aquí, correteando por los mismos lugares que has caminado poara venir aquí, Islandere lo interrumpió diciendole que en su vida había sabido de alguien que fuera hija de un famoso navegante; con tono pausado, Germán le dijo que Abigaíl fue una niña discreta y vivia en una casa apartada del pueblo, aquella y señaló una colina enfrente de la bahía, ahí vivía ella,

Yo trabajé para su padre, un hombre integro y con gran afinidad por cosas científicas, para ser un navegante era muy culto y poco dado a la altanería, serví de segundo oficial de su barco Calipso durante muchos años, cuando era sobrio y no tenía que arrastrar mi pie con la cojera que tengo le dijo Germán a un azorado Islander.

La señorita Abigail solía estar en la cubierta del Calipso pescando, en una de esas me le acerqué y le dije que debería usar un tipo de sombrero que no le hiciera daño, no me hizo caso, ella había pescado algo muy especial, un pequeño cofre cerrado, lleno de algas, ella me pidió que no le dijera a su ladre del cofre y que si pudiera abrirlo por ella, ahí veias a Germán con una chica de grandes ojos color miel abrirlos con gran curiosidad, el cofre contenía accesorios, un peine de marfil, una cadena de plata y un reloj, ese reloj que tienes en las manos mi joven Islander, tan pronto lo vio supo que seria de ella, a todos lados iba con su reloj el cual funcionaba perfectamente, ella hizo que lo grabarán con su nombre.

El joven Islander interrumpió la conversación y le dijo que regresaría pronto, que sentía curiosidad de saber más de la historia de ese reloj y de su dueña.

El lunes amaneció lluvioso, tanto que se suspendieron las clases en la escuela donde iba Islander, por ese motivo tomó prestada una bicicleta y entre charcos fue sorteando las pequeñas calles hasta llegar al callejón del perico, un lugar conocido más que nada por que al lado estaba la taberna de Juan el Topo, aún con la torrencial lluvia pudo distinguir entre los parroquianos a Germán que salió presuro de ahí y con no sin grandes dificultades pudo brincar la pequelña barra que separaba la taberna de la calle, Germán tenía qué seguir contando la historia de Abigaíl a Islander, después de todo él poseía su reloj.

Mira joven seguiré con la historia de Abigail solo si me prometes que no se lo dirás a nadie, al menos no hasta que yo diga, islander asintió con la cabeza y fueron a dar al porche de una tienda de abarrotes.

Ese reloj que tienes entre manos no solo tenía el mecanismo de relojería, contiene el recuerdo del capitán…era una noche lluviosa, peor que la de ahora, era casi un tifón, las nubes eran amenazadoras, incluso para un viejo lobo de mar como yo, tenía miedo mi estimado Islader, aún así estaba en el muelle preparando al Calipso para zarpar con mucha celeridad, el padre de Abigaíl debía estar en el puerto de Buenaventura[1] en dos días para celebrar un contrato, siendo las 9 de la noche, tanto él como su hija se despidieron junto al atracadero, como recuerdo su padre tómo la foto que llevaba consigo y la puso dentro del reloj, cabía perfectamente, era la foto de Abigaíl y le dijo que lo conservara.

Islander le preguntó a Germán qué había pasado con el padre de aquella joven, a lo que él dijo que jamás regresó, la tormenta se había tragado al Calipso como si se tratara de un ave rapaz sobre su víctima.

Sabes joven Islander, después de aprovisionar al Calipso, no tuve buenos presentimientos, eso o simplemente me dio sed así que me fui a la taberna y me perdí en el alcohol, lo juro por los 6 mares que he recorrido que de haber sabido que el padre de aquella hermosa muchacha no iba a regresar, me hubiera ido con él en su fatal destino, el no merecía desaparecer y dejarla sola, porque la madre de aquella chica murió hace años.

La lluvia había dejado de cernirse sobre San benito, poco a poco las nubes dejaban asomar un tímido sol, en algo no había reparado Islander, ¿hace cuantos años fue de eso?

Eso fue hace algún tiempo, no creo que quieras saber más, conserva el reloj y no pidas preguntar más…—Pero señor Germán dígame si fue cuando usted era joven, a lo que el viejo marinero respondió lacónicamente, eso no fue algo del tiempo, eso pasó y ya.

Abigaíl, aquella señorita de larga cabellera juró jamás regresar a este pueblo perdido de la mano de Dios, pero hay esperanzas, ella perdió el reloj poco después al chocar el SS Sotavento con un risco, de ahí ya no supe más…eso fue hace cinco años Islander, no fue cuando yo era joven, no tienes recuerdos de ella ni de su padre porque a pesar de que naciste aquí, tu padre los llevó por muchos lugares hasta que hace 3 años se quedaron definitivamente aquí.

Islander habia encontrado el reloj de una joven chica que a lo mucho tenía 22 años y que había jurado jamás volver a San Benito, pero aún debía saber que el reloj que su padre le dijo que conservara, él lo había encontrado.

4 meses después, Germán con todo y su evidente cojera, corría presuroso por las calles avisando de la llegada de la fragata Santa María, ahí en la borda, venía una chica de grácil figura y gran belleza, ahí venía Abigaíl Alexandra Campbell a por su reloj y por darle una oportunidad a San Benito de volver a vivir la vida a como era antes.

Fin de la primera parte.

[1] Buenaventura es un relato del mismo escritor de Pacotilla

Publicado en Uncategorized

Las asombrosas aventuras del Capitán Marejada


126.-Hagamos algo con un personaje que ha estado en mi mente durante algún tiempo.

Barco-para-colorear

El mar estaba tan calmado que parecía un espejo gigante que reflejaba los plateados rayos de la luna llena de Octubre.

A punto de desfallecer de sueño por el nulo resultado de la pesca en mi viejo bote “Nereida II” solo podía recordar viejas historias que me contaba mi abuelo para no, irónicamente, no dormirme antes de que lo oyera en un discurso que más bien parecía monólogo;esta es una de esas pequeñas historias que les relataré, no sé si sean verdad o solo fruto de su fértil imaginación, al menos me hará sentir menos solitario ante el trabajo; después de todo es trabajo, de esto vivo; sin embargo algo me hace sentir diferente; las historias del viejo:

                                  

Las asombrosas aventuras del Capitán Marejada

Todo empezó en un viejo pueblito de pescadores, sí, aun más viejo que el pueblo en el cual vivo, pero bueno;  ahí dio comienzo la historia del capitán Marejada, tan valeroso como un tigre, tan fuerte como un toro (o quizá un buey) tan inteligente como sagaz o bueno, más inteligente que el barman al cual siempre le pedía su copa de whiskey y nunca se la pagaba alegando que el whiskey era adulterado.

La leyenda del capitán que logró llevar al muelle barcos que se creían perdidos en el embravecido mar,  oh sí el gran capitán Marejada había nacido ahí en una de esas pequeñas chozas de pescadores humildes;  desde niño siempre había estado viviendo al borde de aquella paradisiaca playa, sabía que tenía un mundo por delante, un maravilloso mundo lleno de aventuras por vivir.

Para ese entonces su pueblo había sido atacado por feroces piratas que saqueaban todo aquello que podían lograr con empeño aquellos pescadores tan humildes como trabajadores, el capitán Marejada tenía 14 años, pero lo que le faltaba de edad y estatura, le sobraba de valentía;  cuenta la leyenda que se escabulló furtivamente en la guarida de aquellos sucios malvivientes que eran nada más que desechos de tripulaciones de barcos que se hacían a la mar cada poco de aquel activo puerto; el gran capitán Marejada que en aquellos años mozos logró con gran silencio y la buena fortuna de su parte, logró taladrar 3 embarcaciones menores de aquellos piratas… menores y con la misma logró irse no sin antes dejar su huella, su rúbrica que a la postre lo haría conocido en los muchos mares que llegó a recorrer; “He aquí al Capitán Marejada y donde esté él; prevalecerá la justicia y el honor”

No sé si abuelo era realmente el capitán Marejada o me lo inventó de su imaginación, después de todo yo lo recordaba como un viejo afable bonachón que con trabajo se podía mover asido a su viejo bastón hecho de alguna madera exótica de los mares del sur; pero todos los detalles de aquellos paradisiacos lugares que me contaba eran demasiados; aquel puerto en el que relucían torres enormes decoradas de oro y marfil a donde iba a descargar todo tipo de mercancías, en efecto, su barco era un barco mercante; “el más veloz de los mares” su casco estaba pintado con vivos en azul y rojo, cruzando una banda estrecha de color café,más allá estaban las 2 velas y desde luego, no podía ser más rápido sin su arma secreta, ni tan secreta; un motor modificado de un viejo Packard que quien sabe cómo su ayudante había conseguido, ; el viejo y fiel Gunter de padre alemán y madre de alguna islita perdida del mar tropical donde se desarrollan estas historias.

Oh, esperen, creo queinterrumpiré mi relato, ha caído la primera pesca de la noche; sí; un hermoso pez platead…está bien; era un pez plateado que rompió el cordel, en fin entre que el anzuelo se fue al fondo del mar y que tengo que seguirles platicando de la primera gran aventura del Capitán Marejada y bueno, no tengo nada que hacer a esta hora de la madrugada, no me queda de otra más que poner otra caña de pescar y esperar a que caiga el maldito pez si no montaré en cólera ante Neptuno  ¿o era Poseidón? en fin, continúo mi relato.

¡Por las barbas del capitánAhab! Increpaba su colega Marejada, quizá Neville  (o Jack London, quien sabe) estuviera orgulloso de que citaran al viejo Ahab mientras estaba Marejada firmemente asido al timón de su embarcación que surcaba grácilmente los mares, pero su embarcación, su primer bote no fue el célebre balandro Nereida el cual también tenía detrás de sí una interesante historia que les relataré pronto, fue algo más modesto, una vieja lancha de 9 metros de eslora que ganó en una partida de póker en un viejo bar a un más viejo jugador que no se sabe si se dejó ganar por lo desvencijado de su bote o de verdad era el peor jugador de póker de la comarca ¿qué podía hacer un joven impetuoso con un bote que había pasado sus mejores momentos?

Fin de la primera parte Nota del autor: Este es un borrador, han habido muchos cambios incluso en esta parte.

Publicado en Uncategorized

Crossdrive


125.-

Han pasado 6 meses desde mi última entrada, no es fácil compaginar el trabajo con el pasatiempo, este blog ha sido y siempre será un motivo para regresar a contar, compartir ideas y demás cosas, tanto he descuidado mi blog que el mismo WordPress ha cambiado barbaridades.

Image

Descripción gráfica de lo que me ha pasdo en estos 6 meses pasados @_@

Publicado en Uncategorized

Hello World…again.


02

El otro post fue de prueba.

Como vieron en la pasada imágen, estoy armando o intentando armar un modelo de la prestigiada marca Tamiya, un Honda S-MX naranja; la verdad requiere algo de pericia y habilidad, no digo que no la tenga, pero si es algo que requiere paciencia, más que habilidad.

Como bien se ve, la cajita se ve bien, hasta inocente, lo importante viene adentro, estoes modelismo para gente de más de 10 años, según, la verdad yo a los 10 años no podría hacer esto, creo que con trabajo ahora lo hago.

He ahí la imágen original, la carrocería por un lado, el cahsis ya pintado,por cierto lo vapores me dejaron medio ido, mejor ventilar bien.

En el tercer post ya pondré la imagen final, y espero que sea algo más extenso.