Querubines


138.-

Aquí varíe un poco mi estilo de escribir, si bien no dejo de tener motivos para creer que pudo volar por sí misma como un relato propio y no ser el primer capítulo de una novela que jamás vuelve a tratar a esa población, mi particular homenaje a Moby Dick y Jaws lo realicé en el año 2011, lo remodelé en 2014 y seguí dándole un toque apenas hoy, básicamente por no estar conforme con lo hecho.

Originalmente era un cuento romántico  para el 14 de Febrero, no quedó nada de eso al final, solo los querubines.

Capítulo I

Terror en la bahía

 

 

Miércoles 14 de Febrero de 2018

5:47 a.m.

 

Aquella pequeña lancha pesquera pernoctaba aproximadamente a unos 500 metros de la orilla de la playa de aquella pequeña localidad pesquera en Costa Rica; incluso se podían ver las luces de las casas a lo lejos de ese pintoresco pueblo de no más de 400 personas cuyas únicas actividades eran en referencia al mar, a la pesca y de forma reducida al cultivo de pequeñas cosechas de verduras para consumo propio, al norte colindaba con un pequeño camino que se elevaba para poder salir de aquella hondonada donde estaba San Mateo[1], sus casas eran típicas casas, muy confortables para el día a día, con una calle principal que daba al muelle de la comunidad, esta calle llevaba al centro de la ciudad lugar donde se hacían las fiestas y ferias, San Mateo era un lugar muy tranquilo durante todo el año, la gente tendía a ser pacífica y a mirar la naturaleza con respeto, la vida moderna del año 2018 casi no estaba presente, a lo mucho televisión por satélite y acceso a Internet de forma limitada para la escuela y algunas personas que, por su trabajo tenían que acceder a él, realmente era innecesario pues las maravillas naturales del pueblo eran propicias para que la gente del exterior se olvidara de la vida moderna.

La gran mayoría de casas eran de madera, pero no eran las austeras chozas que uno llegaría a pensar que fueran, realmente uno podía decir que sus tejados en rojo brillante y su fachada blanca estaban listos para una postal, los que tenían algún negocio como las tiendas de ultramarinos solían tener a disposición de la gente, los mejores avances de la modernidad, recordar que estamos en el año 2018 es algo extraño, pareciera que se detuvo el tiempo en San Mateo, algo bueno considerando la cantidad de tecnología aplicada en todo el mundo.

Al sur se encontraba la calle donde se encontraba la radiodifusora de la ciudad, un pequeño edificio pintado en brillantes colores naranja con letras en verde, lugar de donde salía el programa matutino para el regocijo de las personas, niños, mujeres y todo aquel que no entraba al mar, al lado estaba el único atisbo de modernidad en la población, un pequeño laboratorio de investigación marina, San Mateo había sido pionera en la invitación a los biólogos marinos para que tuvieran un lugar donde vivir y estar pendientes de la salud de su ecosistema, el alcalde poco trabajo tenía realmente, el lugar era tan pequeño que al salir caminando por las calles, era fácilmente reconocido.

Las demás actividades eran complementarias de la pesca, la cooperativa local mantenía también la planta procesadora de pescados y mariscos, ahí es donde la mayoría de la gente que por alguna razón no estaba en el mar, ahí es donde trabajaban, más al oeste se encontraba la calle Balboa, aunque era comúnmente conocida como “la calle de los artesanos”, San Mateo era visitado regularmente por turistas extranjeros en épocas donde su bahía aledaña que era conocida como La Martinica, era el mejor complemento para los surfistas, pese al casi inaccesible camino, muchos de los turistas llegaban para quedarse durante la temporada bueno, unos 2-3 meses de plena actividad, lugar donde los artesanos y la gente que los hospedaba tenían una ganancia mayor; la playa de San Mateo era un lugar tranquilo, esta daba a la bahía y justo después de la bahía, a un lado se tenía acceso a un lugar donde se encontraban un pequeño bosque tropical, para suerte de todos, el lugar daba la madera necesaria así como muchas frutas, que luego eran comercializadas en el mercado local, este mercado era visitado frecuentemente para poder conseguir pescado fresco.

La única escuela era una primaria y secundaria que estaba alojada en una pequeñísima colina, la escuela era tan pequeña que más parecería una casita de juguete sobre un montículo de 7-8 metros, el constante tañido de la campana que llamaba a los niños y jóvenes a las clases en las mañanas, pues en las tardes no abrían. Cercana a la alcaldía se encontraba la estación de policía esta tenía por jefe a Adrian Montesinos, heredero de una larga tradición de agentes de la Ley, Adrian por su parte tenía a 2 cuadras de ahí su casa que compartía con su esposa y sus gemelas de 1 año de edad, quizá el motivo para dar lo mejor de sí en su trabajo, San Mateo era muy pequeño de ahí que no usara medio de transporte alguno para ir y venir, no lo necesitaba más que para el trabajo, y para patrullar tenía un Jeep viejo del año 2000, quizá necesitara una mano de pintura y tener siempre el fallo de una luz trasera que a cada rato fastidiaba a Adrian el Jeep estaba adecuado para trabajar con Bioetanol, la gasolina era un bien que aparte de ser caro e inaccesible para la economía y orografía, no resultaba buen negocio para los poco vehículos que tenían en sus calles, sin embargo el negocio del Bioetanol en granjas acondicionadas para tal mención, tenía suficiente repercusión para que se pudiera vender localmente.

Poco podría hacer Pablo el pescador para que los peces entraran a su pequeña red más que tener suerte, hacía casi 7 meses la pesca había bajado considerablemente hasta casi nada, nadie sabía el por qué los peces habían desaparecido, era cosa poco probable por que la bahía era un refugio natural para el desove de sus crías, aparte de ser un cruce de corrientes marinas que aportaban muchos nutrientes a las aguas de ese lado del planeta, el otro extraño caso era encontrar desechos de cardúmenes de peces que solo servían para alimentar a las gaviotas, sin embargo ahí estaba desde hacía 3 horas, el golpeteo rítmico de las olas con el casco de su lancha lo estaba adormeciendo, el sopor era tal que ni el frio de la noche lo llegaba a sentir, hasta que un ruido sordo proveniente a un lado de su lancha lo hizo ponerse a la expectativa, no era el de una roca pues ahí no había nada, no era su red pues tantos años de maniobrar con ella lo hacía distinguir que ese ruido no era normal.

Sin embargo el ruido no se repitió sino hasta media hora después, esta vez Pablo estaba seguro de que ese ruido era el de “algo” que golpeaba su lancha de forma insistente como si estuviera a la deriva, en la claridad de la luz de Luna pudo divisar la causa de eso…

— ¿Parece una ballena? No deberían estar aquí en esta época del año—

Al lado de su pequeña lancha de 6 metros de eslora se divisaba la piel de un animal poco más largo que un autobús escolar, de color gris plomo con tonalidades parduzcas, pudiera parecer una ballena pero no lo era, su piel era rugosa y áspera como una hoja de limar como se esperaría de un tiburón, enorme considerando que no alcanzaba a ver el final del animal que sobrepasaba los 8 metros de largo por otro tanto de ancho, parecía extender unas alas o extensiones de su cuerpo ancho; inmóvil y dejándose llevar por el ritmo de la marejada que para esas horas estaba por aumentar, Pablo ante tal visión decidió arrancar el motor y partir, pues nunca en su vida había visto tan de cerca un animal de esas características, y menos se pondría a averiguar dónde tenía la boca, pues de lo oscuro que estaba no alcanzaba a divisar la cabeza de aquel extraño ser.

A lo lejos una boya luminosa marcaba el camino de los buques que anclaban en la bahía contigua a San Mateo, esa bahía contenía un puerto industrial a donde llegaban los envíos de muchas industrias químicas y biológicas, entre esas BGF cuya presencia se reducía a 2 bodegas con algunas líneas de lo que decían eran productos para el hogar, de resto poca era la presencia de una transnacional tan importante en esa parte del planeta, sin embargo San Mateo sufría de la acumulación de basura que llegaban a su bahía proveniente de esa zona industrial, hacía ya una década-

Pablo se alejó en dirección al muelle principal de San Mateo no sin antes escuchar un rugido proveniente de aquel ser en apariencia inerte, así como ver lo que creyó eran los ojos de la criatura, despavorido alcanzó a acelerar su bote; durante el trayecto no volteo la mirada, para cuando llegó al muelle algunos pescadores notaron la prisa con la que Pablo salía en dirección de ellos

— ¡Un monstruo, un monstruo! Acabo de ver una bestia marina allá por donde está la boya—

Los demás pescadores incrédulos ante tal aseveración lo cuestionaron sobre ese monstruo del que gritaba, pues muchos de ellos, viejos lobos de mar, jamás habían visto monstruos o peces más grandes que 2 metros de largo en la figura de peces, pero si alguna vez dudaron sobre lo dicho por Pablo, de nuevo el rugido de la criatura, esta vez mucho más fuerte les despejó toda duda; aquello era muy real, algo nunca conocido estaba allá afuera.

 

14 de Febrero de 2018

6:47 am

— ¿Dices que tenía aletas como alas? No te habrás confundido con alguna Mantarraya, son raras de ver aquí pero indudablemente no sería algo increíble que viniera una por acá, después de todo las tortugas gigantes que vienen de Galápagos son habituales de ver aquí, considerando su cercanía—

No es una Mantarraya gigante, las conozco porque estuve viviendo en Los Cabos en mi niñez, sé como son y por muy grandes que fueran, no miden más que mi bote y tampoco son capaces de emitir sonido alguno, y ustedes oyeron lo que oí, es más, pocos animales marinos fuera de las ballenas emiten sonido —Es verdad Pablo y es verdad que quizá eso causó que los pescados ya no vinieran a la bahía en esta temporada; ¿pero qué haremos? Es nuestra fuente de trabajo para nuestras familias, sabemos que San Mateo no es un pueblo turístico—Pequeños pero potentes rugidos de la criatura que con intervalos de 10 minutos aproximadamente repetía les hizo armarse de valor y acometer y organizar una redada de varios botes armados con arpones y rifles de medio y alto poder, todo era válido para enfrentar a lo desconocido.

Poco antes de partir avisaron a las autoridades de San Mateo que estaban representadas por el comisario Adrian Montesinos quien aun tenia las secuelas de levantarse de repente avisado por los mismo pescadores quienes fueron a tocar insistentemente a la puerta de su hogar, Adrian era policía por que su padre y su abuelo lo habían sido de aquel pequeño lugar, tranquilidad y paz era lo que definía su trabajo, pero esa mañana del día de San Valentín habría de cambiar muchas cosas, Martin su ayudante ni siquiera se había presentado, estaba de descanso, así que como principal autoridad policiaca y contra su voluntad, Adrian habría de embarcarse junto a Pablo y los demás pescadores, si bien le daba confianza el hecho de estar con experimentados hombres de mar, el saber que lo que estaban buscando era algo que nadie había visto jamás, algo que quizá hubiera de mostrar el terror incluso a aquellos hombres valientes que no le teman a nada…a nada conocido.

 

http://www.youtube.com/watch?v=ZDcrMScGaj8

Terror bajo las aguas

 

Cual estampa de la novela Moby Dick donde el capitán Ahab zarpaba para vencer a su némesis, así partieron 8 botes a motor con pescadores, un policía más confundido que asustado y Pablo el pescador en aquel amanecer frio, aun así en el muelle principal se quedó el alcalde, alegando mareos.

 

14 de Febrero de 2018 8:37 a.m.

 

La bahía de San Mateo de medianas dimensiones estaba siendo recorrida por el grupo de pescadores, sin embargo pese a oír los rugidos de la criatura, no daban con su localización, para ese entonces en el muelle principal se armaba un gran alboroto al no saber los habitantes qué era lo que habían ido a buscar, aparte de la inquietud de oír rugidos provenientes de algún animal allá afuera en la bahía; entre la multitud se encontraba Regina, la esposa de Adrián Vélez el jefe de policía, durante algún tiempo fue considerada una extraña en aquella población, Regina poseedora de una belleza enigmática, alguna vez fue reina de belleza y modelo; era una forastera para los lugareños, razón de ser de que conoció a su actual esposo en Ciudad Capital, lugar que Regina dejó para irse a vivir a aquel tranquilo pueblo, sin embargo ahora era una más de entre ellos, pero oír los rugidos de algo que más parecía la cruza de un león enojado con un resoplido infernal.

Por más que buscaron durante el día, la criatura no apareció, se avisó a las autoridades de la ciudad, pero no llegaron, Pablo el pescador que vio de cerca a la criatura comenzó a portarse extraño, tal era su impresión que temblaba cada que le recordaban el episodio; Montesinos durante ese día se mantuvo ocupado, no podría recuperar el sueño

Precisamente por haber vivido en Ciudad Capital, Regina tenía conocimiento de que la hija de una amiga suya seguramente tendría interés sobre esta criatura tan extraña pues era afecta al mar, a sus 15 años Helena Ramírez era una muchacha risueña apegada a la naturaleza y había escogido por destino de vacaciones a San Mateo, era motivo de alegría su llegada para Regina quien así podría tener una nueva amiga más pequeña claro está, pues Regina tenía 20 años, pero con que fuera de la ciudad era suficiente.

Regina fue a buscar a Helena y de paso la mantuvo al tanto de la situación tan rara vivida en esos momentos en San Mateo, en la playa principal se habían dejado de oír los bramidos de la criatura, lugar a donde llegaron y vieron a lo lejos a Pablo quien estaba inmóvil como si el mundo pasara a través de sus pupilas sin vida alguna: Hey niña ¿Has sentido fobia al mar de repente?” toda mi vida la he vivido en el mar, pero esos ojos inyectados de maldad que parecieran no tener alma, son la causa de mi fobia, de verdad tengo miedo—Con una gran frialdad Pablo el pescador se dirigió a Helena, sin embargo al salir de su trance se pudo oír a los lejos el bramido de lo que ellos llamaron Querubín, un ángel en vísperas del 14 de Febrero, sin embargo este ángel con alas, era el símbolo del terror de esa pequeña población a donde Helena había llegado a pasar sus vacaciones de verano.

16 de Febrero de 2018 6:43 a.m.

Pese al miedo generado, los pescadores no tenían más remedio que salir en la búsqueda de peces, “Sotavento” el bote que más alejado estaba de la orilla se encontraba tripulado por 4 hombres y quienes desoyendo las advertencias sobre la criatura, decidieron ir al lado norte lugar donde solían encontrarse grandes cardúmenes.

A lo lejos se podía ver una gran bandada de gaviotas, he ahí donde estarían los peces, he ahí donde se dirigió el Sotavento, por proa divisaron el morro del Querubín, que majestuosamente surcaba las aguas a no más de 100 metros de donde se encontraban, esta vez se podía ver con todo detalle.

Los pescadores tuvieron que detenerse, aquello era una especie nueva, era algo inimaginable, sus dientes color marfil eran tan largos como cuchillos de carnicero, su mirada feroz engastaba enormes ojos que brillaban llenos de vida, la piel era de color grisáceas con tonalidades azules, el aspecto era rugoso a los costados de donde deberían estar las agallas, sus extensiones iguales a los de una mantarraya gigante hacían pequeñas vibraciones pero perceptibles para después sumergirse lentamente con burbujas a su alrededor un animal por encima de los 12 metros que no tenía la sensación de huir, entre la tripulación del Sotavento cundía el pánico pues se sentía acorralada.

Durante 3 minutos EL Sotavento se perdió de la vista de la demás flota, para luego encontrar pedazos dispersos, y solo un sobreviviente, El Querubín había destruido el bote y posiblemente engullido a los tripulantes faltantes, aquel naufrago fue llevado a la enfermería, con un brazo roto, y muchas heridas cortantes, a la gente del pueblo Adrian le negó el permiso para verlo pues temía que cundiera aun más el pánico.

1 hora después llegó Regina acompañada de la joven Helena, Adrian les dijo que el pescador no sobreviviría, estaba demasiado herido para siquiera pasar la noche, pero había algo en las heridas del viejo Ernesto que hacían sospechar al joven policía de que eso no estaba bien, las heridas tenían un tono violeta, y lo peor era que las enfermeras que lo atendieron, se encontraban visiblemente cansadas, demasiado para el trabajo que habían hecho; por esa razón Adrian les impidió el paso.

 

18 de Febrero

La criatura fue bombardeada y arponeada al salir a la superficie, sospechaban que necesitaba del aire o del sol por que constantemente salía y por uno de los orificios cercanos a su gran boca secretaba una neblina tenue con el color característico amarillento, al parecer no era tóxico pero nadie se atrevería a estar cerca del Querubín para comprobarlo; la gente tenía temor, todos tenían el temor de que fuera el primero de una nueva especie

Aminoácidos b-alanina y glicina mezclada ¿Y qué es eso?—Bueno para tal caso son materias orgánicas que no deberían estar en las heridas de Ernesto, créame—-aquel joven universitario especialista se dirigió firmemente a Adrian al referirse a lo que contenía la biopsia, será mejor que se alejen, entraré en cuarentena, pues usted no tuvo contacto directo con el señor, así que le pediré que se vaya.

San Mateo nunca fue el mismo durante ese año, la aparición del Querubín atrajo la atención de los medios y de los militares de todo el mundo, pero poco se supo de aquella extraña y esquiva criatura, los únicos datos eran que tenía un tamaño aproximado de 14 metros de largo por 8 de ancho, quizá 4 toneladas de peso, era una criatura de hábitos nocturnos, ocasionalmente se dejaba ver en el día, que era carnívora y no le importaba llegar cerca de la costa para alimentarse; era inmune a todo tipo de veneno y era particularmente resistente a la artillería pesada, no así a los arpones.

3 Personas que estuvieron en contacto con la última persona que estuvo en el Sotavento, estuvieron en cuarentena militar por presentar cuadros de infección desconocida para la medicina moderna, 2 de ellas, las enfermeras fallecieron al presentar constante sueño, tan profundo que olvidaban incluso respirar, al final quedaron muertas en un estado vegetativo, el tercero el joven investigador y médico aficionado, viajó a Asia pese a las recomendaciones de que se quedara para más análisis, hubo algunos que cayeron en una especie de sopor, pero eran de forma aleatoria, sin distinción de edad o sexo, todos fueron tratados en hospitales militares auspiciados por una multinacional.

Entre 2018 y 2021 se reportaron avistamientos de otros querubines en otras partes del planeta, el más grande se conoció como “angelus ingens máximo” en latín, una criatura que medía 32 metros de largo y que mermó la ya de por sí baja cantidad de cachalotes, pero este no atacaba barcos ni humanos pero sí que tenía la capacidad de planear por arriba de los 40 metros de altura, era impresionante ver un animal tan enorme surcar los cielos por espacios de entre 2 a 3 kilómetros en el mar, de este hecho tienen conocimiento la comunidad científica que creó una red para seguimiento de estas criaturas, para saber de donde vinieron y sacar muestras, pero eso hasta el momento es imposible.

Adrian el joven policía demostró temple al calmar los ánimos, no era fácil tener un monstruo particular viviendo en tu hasta entonces territorio tranquilo.

Sabes Regina, creo que me dedicaré al mar, a ser bióloga marina dijo Hla joven Helena—Están apareciendo nuevas especies asombrosas como esta cruza entre una Mantarraya y un enorme tiburón, ahora que ingrese a la preparatoria y luego a la carrera verás que estos misterios serán resueltos por mí algún día en el futuro—Así es amiga espero que seas la más grande investigadora del océano, tuviste la suerte, por así decirlo de estar presente en el nacimiento o descubrimiento de una nueva especie, como quiera que sea San Mateo ya no es seguro, así que le pediré a Adrian que nos cambiemos de lugar, nunca me gustó esta bahía y ahora mucho menos.

Algún tiempo después de que la adolescente Helena viajó a la gran capital para empezar su sueño de ser la más grande investigadora marina en el futuro, Regina y su familia salieron de San Mateo, aquel pueblo que sería recordado como el inicio de los sucesos venideros.

 

[1] En pinturas de la época San Mateo era representado con alas.

 

 

 

 

 

Calisto


137.-

¨Hice a Calisto un día muy caluroso, solo es un fragmento no desarrollado, como los muchos que tengo, oficialmente solo tengo a Nereida como novela de corte romántico y al Capitán Marejada como novela de corte marítimo como mis únicos frentes oficiales, Nereida comenzó como un homenaje a alguien y pretendía ser biográfica, cosas de la vida (meh) solo conservó el título y la esencia del personaje femenino, de ahí me fui con vía libre sin nada de mi vida personal ahí y al Capitán Marejada que yo quería retratar de una manera de mezclar aventuras con rigor de la época resulta que le di un inicio muy biográfico, eso sí, pasado por el tamiz de cambio de nombres y lugares (no vayan a enojarse conmigo, hay muchos en la fila) sin más les dejo a Calisto, es solo un párrafo nacido de la necesidad de matar el tiempo ya que lo hice en 20 minutos de tedio, pero con miras a expandirlo, previo al día del libro y los derechos de autor.

CalistO

 

 

Demasiado calor hace aquí, demasiada oscuridad me desorienta, ni siquiera puedo distinguir qué es lo que estoy oliendo, es como un olor acre, tan fuerte que es capaz de marearme, no veo mis manos en esta oscuridad, no alcanzo a distinguir nada es como si estuviera en un hoyo negro infinito; mis sentidos se confunden, a veces oigo lo latidos de mi corazón pero sé que es mi miedo el que me hace sentir el bombeo de la sangre agolpándose en mi cabeza., no sé qué sea eso que está más allá de mi horizonte…

Trabajo en la perforación de un agujero que debe conducir a unos 12 kilómetros hacia las profundidades de la Tierra, mi nombre es Calisto y soy de una pequeña población de las que una vez fueron consideradas tierras soviéticas, hoy sé que soy rusa o bueno; es lo que me han querido decir, soy ayudante de grúa y broca del taladro principal de diamantes sintéticos que es el encargado de atravesar las rocas, me embarqué en esta misión de un modo peculiar…

Yo tenía 23 años recién salida de la universidad de Moscú sabía que mi trabajo en el área de metalurgia iba a ser difícil de encontrar y más con la situación laboral de Rusia que tenemos pero nunca dejé de tener esperanzas de que algo iba a salir de ahí, llevaba 5 meses que había salido de la carrera y aun no encontraba trabajo; bueno sí, pero ayudar al viejo Boris en sus labores de desempolvar sus viejos libros no calificaba como trabajo real; Boris es un señor bastante simpático de unos 80 años, según me cuenta fue un intrépido aventuro que se la pasó mucho tiempo en los barcos que iban hacia el polo norte, de ahí calificó como un rudo lugarteniente de la policía y al final antes de retirarse le dio por ser un ermitaño, pero no de aquellos que odiaban al mundo, sino por decisión propia y tenía su razón de ser.

Su vasta colección de libros sobre todo tipo de temas era impresionantes, dedicó 2 de los 3 cuartos de su departamento para almacenarlos y aparte estaba el estudio, el enorme estudio adornado con maderas finas y alguno que otro vino embotellado con años de añejamiento; bueno Boris me conocía más que nada porque he sido su vecina desde que mis padres nos trajeron a vivir acá, desde que yo tenía 5 años he conocido al buen Boris que vive solo desde que su esposa había fallecido unos 6 años tras, sus hijos lo visitan muy a menudo pero vivían a las afueras de Moscú y no representaban un hito en la vida de aquel viejo que gustaba de leer la sección de espectáculos del periódico, aquel que compraba con su amigo de varios años Andrei quien sabía que entre las 7 y 8 de la mañana el viejo Boris salía caminando de su departamento.

El viejo Boris y yo nos conocimos gracias a la enfermera que lo cuidaba de vez en cuando, ella era tía de uno de mis compañeros de la universidad y en ese entonces buscaba una ayudante para su desordenada biblioteca yo me ofrecí, dinero es dinero y no pocos egresados se veían en la necesidad de ir a trabajos pocos remunerados, bueno al final acabé ayudando al viejo Boris a acomodar libros quizá el doble de viejos que él, algunos tan amarillentos y roídos por el tiempo que eran delicados de manipular, de entre esos, destacaba uno, más grande de lo habitual, adornado profusamente con vivos en azul y tonos dorados.

Preliminar al día el libro


136.-

Previo al día de los libros.

Para aquellos que tenemos el don de sacar nuestros sueños, lurias, temores o los de otros en forma escrita se nos presenta una panorámica de las cosas de una forma diferente al resto de la gente, quienes nos desarrollamos en un área ya sea pintura, canto, baile, tocar algún instrumento o escribir tendemos a ser más sensibles a nuestro alrededor.

Un libro puede ser tu mejor amigo, pero saben, los libros no se escriben solos, entrar en la mente del escritor va de la mano con lo que realmente quiere transmitirnos y esto es muy importante hoy en día.

Si en este país hay pocos lectores, créanme que hay muchos menos aquellos que gustamos de escribir, en mi caso mi primer encuentro con un libro fue a los 8 años y fueron 2 novelas de corte marítimo no muy alejadas de lo que representa el mar para el lugar donde vivo, Jaws o mejor conocida como Tiburón, escrita por Peter Benchley fue la primera novela a la que le tomé total atención si bien ya tenía libros de la segunda guerra mundial a mi disposición estos tenían cosas que no alcanzaba a comprender, uno de ellos el concepto de la muerte, algo harto difícil para un niño de 7 años.

Moby Dick fue la segunda novela que leí, está de forma más pausada que la de Jaws la cual terminé en 3 horas y media, para la ballena me llevé una semana y de ahí seguí con Dickens, Swift, Defoe, Kipling, London, Verne y demás clásicos.

Con el paso del tiempo me vi en la situación de crear mis propias historias, no fue fácil llegar a tener soltura al escribir, para eso requería aprender mecanografía y en aquellos tiempos solo se lo enseñaban a las chicas, excepto que convencí a alguien para que me enseñara, mi pretexto era una buena excusa, al hacer la tarea más rápido, podía tener más tiempo libre.

Un libro para mi es el hijo del escritor, nació de él todo, quizá sentado en la banca de un parque, quizá mientras veía la misma situación o quizá le haya pasado, saber mezclarlo y a la vez transmitirlo a la gente es algo muy bonito.

Somos personas muy sensibles, pero no se confundan, no somos débiles, solo tendemos a tener un panorama más amplio de las cosas, cosa aparte mi propia personalidad que tiende a ser políticamente incorrecta.

Previo al día 23 dejaré en mi siguiente entrada el homenaje que alguna vez hice precisamente a estas 2 novelas, Jaws y Moby Dick y que de hecho fue el primer capítulo de una novela muy larga y que me costó mucha investigación.

El escribir los pensamientos no debe extinguirse, no.

 

Sombras del futuro VI


 

135.-

El hombre que se negó a morir

Año 2078- Titan 28

Zona de carga, mi nombre es Tomás y soy el que le ha estado relatando esto desde un inicio, trabajo como obrero en la zona de carga 6B del complejo Titan-28, no me va tan mal, hay comida caliente, tengo una capsula lo suficientemente grande para estirar las piernas y lo más importante, estoy a salvo de los zombis, aunque visto lo visto, son peores los humanos cazadores que pululan fuera de este edificio, hoy es mi día de descanso así que seguiré con mi relato en mi diario personal.

El primer infectado muy bien documentado, Ernest Blake fue sacado del área donde deambulaba, los paramédicos lo llevaron a una zona militar que quedaba cerca, el diagnostico era que padecía hipotermia aguda pero era extraño que pese a todo, pudiera seguir consciente, sus ojos se movían con espasmos violentos para todos lados, su boca se movía pero no salían más que balbuceos, algo quería decirles a aquellos médicos pero nunca dijo nada.

2 horas después de su ingreso, fue declarado muerto, Ernest Blake y su sueño de la inmortalidad habían fenecido…pero esto no era así.

¡Doctor Elizalde venga a ver esto, es increíble! No va a poder creerlo, venga rápido—Una enfermera casi gritaba por el teléfono para que viniera el médico que recibió a Ernest, por la llamada seguro era algo urgente, pero nada era a comparación de lo que sus ojos verían…ahí en la misma cama donde fue declarado muerto Blake unos minutos después, ahí mismo estaba él ergido y con la mirada perdida sin moverse—Espere enfermera, no se acerque, mire el monitor, está conectado a él y no muestra signos de latidos del corazón—

Unos días después hubo una reunión importante con médicos del todo el mundo, ahí en una habitación que fue aislada y reforzada estaba una persona que no respiraba más de 1 vez cada minuto, que su corazón latía tan lento que no podía ser que se moviera por sí mismo, sin embargo ahí estaba dando pequeños pasos, nadie se atrevía a acercarse, una medida por demás prudente, vigilado por cámaras de video las 24 horas ahí Blake declarado muerto 3 días antes estaba.

¡Está usted sugiriendo que lo que vemos es un muerto que sigue vivo!—Las evidencias son innegables Doctor Wagner no puedo decirles nada más que revisando sus propias investigaciones, él fue el propio conejillo de indias de su fórmula de la inmortalidad, así que lo que tenemos es un un hombre que se negó a morir, un hombre inmortal—

—Doctor conozco su trayectoria y le damos las gracias por darnos a conocer este evento tan magnifico, pero lo que nos muestra va más allá de nuestra capacidad como profesionales de la salud, los investigadores que han venido acá no han concordado por qué el sujeto que no respira y no tiene latidos de corazón pueda moverse en esa habitación, sabemos que está muerto, pero no sabemos si tiene reacciones en su cerebro, debemos ir a abrir esa puerta y someterlo—

—Dr. Wagner esa es una posibilidad que hemos estado socavando desde los mismos momentos en que lo vimos levantarse de la cama, pero los trajes presurizados no se encuentran disponibles no hasta que amaine la tormenta y los puedan traer, otra es la posible contaminación de la cual podamos poner en peligro inminente a esta base y yo siendo responsable de la salud de estas 500 personas en la base, no puedo permitir que entren a esa habitación hasta que haya las medias necesarias y desde luego, respira, una vez cada minuto pero lo hace, se ve su diafragma contraerse, hay aún actividad, pero era para que estuviera en estado de coma y no caminando y deteriorándose.

Uno de los médicos forenses, el Doctor Smith, australiano de nacimiento y sudafricano de corazón tomó la palabra en aquella junta—Buenas tardes colegas, he venido aquí para dar mi opinión sobre este caso, el sujeto debe de estar confinado para evitar infecciones, ustedes lo saben, hasta descartar algo no será posible más que canalizarlo y analizarlo—Tomando una pausa y acomodándose sus gafas de grueso cristal exhaló—Podemos tener una pandemia global que se nos puede salir de las manos.

El Doctor Daniel Wagner, especialista médico de estados unidos había viajado de urgencia para estar en un país diferente en costumbres y horario al suyo, abandonado su comodidad como jefe de investigación médica y a su familia con Nora su esposa y su hija Ariadne, a sus 34 años se podría decir que era parte de la generación de investigadores médicos que estaban a la vanguardia, por eso sus pensamientos estaban más con su familia y amigos que realmente en lo que le habían mandado por video, si bien conforme estaba más cerca de aterrizar en el aeropuerto, cada vez se inquietaba más con el título del informe que tenía entre manos “hombre declarado muerto revive”, una vez llegó a aquél frío país fue llevado a la base donde le presentaron las evidencias de algo que solo había visto en las películas, un zombi real.

 

 

 

 

Sombras del futuro V


 

134.- Bueno ya van 5 partes de este mini cuento (para lo que acostumbro) esta vez me trasladé a un diálogo y dejé de lado las explicaciones, les he contado que tengo pendientes una novela de piratas y una de corte tranquilo? Bueno este es un pasatiempo, pero requiere de una gran inversión de tiempo y mente, lo hago por gusto.

Nota: Todos estos escritos se escriben en “bruto” y casi sin refinar detalles, usar, no uso ni corrector ortográfico, es después cuando empiezo la verdadera labor de definirlos, corregir errores y en muchas ocasiones, aumentar en detalles.

Douglas en su escepticismo se reclinó en el sofá de la pequeña habitación y dijo—No creo QUE estés loco Ernest, porque gran parte de esta compañía está cimentada en la búsqueda de eso que tanto has trabajo, pero me parece cuestionable éticamente el prologar artificialmente la vida de alguien en esta tierra, no sé, todos tenemos nuestro tiempo aquí…Bueno ya qué, ya captaste mi atención y tiempo, ahora muéstrame lo que tienes en es cajita y dame una explicación del porque llevo 20 minutos perdidos de mi tiempo contigo.

No te arrepentirás, mira—Dentro de la cajita había un hámster muy vivaracho, lleno de vida y ansioso por querer salirse de aquella caja—¡Pero esto es una broma Blake!—No, no lo es, este animalito es una muestra final de mi trabajo, ha vivido más del doble de lo que debería vivir un hámster y mira los reportes de su estabilidad celular, siguen iguales—Osborn quien era más precavido, pronto miró aquellos reportes en las carpetas de Blake, no reparó en que el laboratorio de Blake era poco más que una biblioteca, había tantos libros y enciclopedias que no había prácticamente ningún lugar donde sentarse o caminar a excepción del sofá donde solía dormir, todo su trabajo estaba encerrado en varias computadoras a las cuales tenía acceso a los secuenciadores clase Diamante de la compañía.

¡Es verdad Ernest!, has logrado unificar y mantener estable el núcleo de las células, pero eso no cambia el hecho de que tienen un periodo de vida igual… ¿o me equivoco?

No, no te equivocas, lo que hice fue usar el secuenciador para darle modificaciones, así las células cerebrales siguen mandando por sobre las demás, estas a su vez dan instrucciones para replicarse de forma ordenada y sin excesos, es como los dientes del tiburón, tienen reemplazo para toda su vida, bueno le quito el límite a la vida útil y dejo los reemplazos acomodados ordenadamente, pero aún tengo problemas, el hámster anterior poco después de fallecer naturalmente, siguió teniendo actividad cerebral, podía mover sus patas traseras sin control alguno durante 8 días, por ese motivo no lo tiré, lo estuve alimentando vía intravenosa, para la ciencia ya estaba muerto, pero su actividad cerebral poca pero suficiente para mover sus patas, igual el corazón mantuvo una pequeña parte de actividad, como si estuviera hibernando y no muerto.

Sabes Douglas, no me gusta experimentar con animales, lo sabes; pero estos animalitos solo sufrieron vacunas y alimentación especial, de resto no los pude sacrificar y los mantuve hasta que llegaron a su límite de edad natural, fue por eso que me di cuenta de la longevidad de la que estaban haciendo gala— ¿Y todo eso en base a tu teoría esa de la que mucha gente se burló?, incluido yo en alguna ocasión, bueno ¿Cuál es el siguiente paso Ernest?

Fin de la quinta parte.

Sombras del futuro IV


133.- Domingo 15 de Marzo del año 2015, ya van 4 partes de algo que inicié como un juego para evitar aburrirme con historias de zombis y heme aquí con mi pasatiempo.

 

No todo podría ser bueno, una parte del planeta fue diezmada por eso que solo se veía en las películas antiguas de terror barato, los primeros reportes decían que las morgues se inundaban por cadáveres que se negaban a morir, estos aunque tenían apetito por carne viva, también se les veía comer vegetales que se encontraban a su paso, todo esto tenía explicación científica, al menos eso nos dijeron, pero cómo pararles, cómo parar semejante plaga en aquellos años donde se dijo que inició el apocalipsis ¿Dónde? ¿Cuándo?

La inteligencia que llegaron a mostrar era la equivalente a la de un niño de un año, hubo algunos que conservaron totalmente sus recuerdos de cuando estaban vivos y estos pretendían regresar con su familia, la cual se aterrorizada, eso da para otros relatos sí señor; hubo un caso en particular que fue el origen de esta epidemia global la cual fue controlada hasta hace no muchos años o más bien fueron evolucionando, pero todo tiene su principio y esta es la historia del primer infectado, del primer zombie.

Era el año 2029, un año normal, un día como cualquier otro, un hombre que parecía desorientado caminaba sin rumbo fijo hacia el norte, el frío era tan fuerte que entumecía toda la piel que estuviera al aire libre durante un par de segundos, esta persona fue detectada a 45 kilómetros de una pequeña población en Islandia, eso es muy al norte, quizá esta persona no era muy diferente de los turistas que se encontraban a diario los de las patrullas y que equivocaban el camino porque estaban mal señalizados y en lugar de ir al centro de esquí acaban perdidos en el paso de las montañas de hielo, pero no era un desconocido, esta vez se trataba del eminente científico norteamericano Ernest Blake quien estaba vagando sin rumbo fijo por los desolados parajes al parecer con pérdida de memoria y con signos de hipotermia, lo más extraño para el equipo de paramédicos que lo rescató fue que pese a haber cerca de 20 grados bajo cero el hombre no hubiera muerto, tenía sus signos de hipotermia, pero estaba estable, la descripción de aquel hombre era que portaba un traje negro roto en muchas partes, pero ningún abrigo, era realmente un milagro o quizá no.

Pero vayamos más atrás en el tiempo; 10 años más atrás, esto según datos de hemeroteca, no es que lo haya vivido pues aun no nacía-

Blake tenía un importante puesto en la Universidad Berkeley de California, era uno de varios que tenían un proyecto de biología muy particular pues querían crear células que no envejecieran y así crear vacunas contra la edad cronológica, esto tuvo sus enfrentamientos con lo moral y lo ético y si le agregamos el componente religioso, era obvio que sus experimentos eran polémicos desde el día en que dio al mundo la esperanza de la inmortalidad, lo criticaban por quererse comparar con Dios en eso de la inmortalidad pero esto no le importaba al profesor Blake, él quería la inmortalidad celular más que nada por el placer de que podía hacerlo y sabía que iba por el camino correcto.

Ya tan pronto como 2019 y ya sin el apoyo de la Universidad, Blake emigró a donde pudieran facilitarle su labor de investigación, así los mezcladores secuenciales de material genético eran una realidad para las grandes empresas tecnológicas, pero una destacaba por encima de todas en el campo de la investigación genética, esta era INBIOREX corporation, un gran conglomerado presidido por el afamado empresario Charles Gideon que había dejado la investigación por presidir la empresa que heredó de su padre, que a su vez había heredado de su padre.

Ahí justo en medio de una agradable campiña y rodeada de bosques en la ciudad de California, Estados Unidos; estaban las instalaciones de INBIOREX 3 edificios de 5 pisos muy modernos y dentro del edificio B, uno de los flamantes secuenciadores de ADN genético, era una máquina sorprendente para todos los científicos, pero quien estaba internamente muy feliz era Ernest Blake, en ese entonces un joven científico de 24 años conocido por sus teorías sobre la prolongación de las etapas de las células vivas más allá de sus límites naturales, mejor conocido entre sus colegas como “el loco de la fuente de la eterna juventud”

¿Ves esa cajita Osborn? — Blake se refería a una pequeña caja de zapatos con unos orificios y a quien se dirigía era a su colega y ex compañero de la Universidad Douglas Osborn ingeniero civil de profesión y también trabajador de la compañía—

 

Vamos Blake apúrale que no tengo tu tiempo, dime qué es lo que te traes entre manos bribón de biblioteca—No, no es lo que parece, es algo que he estado desarrollando—Creo que ya sé a qué te refieres, pero no, no es posible lo que estas intentado, al menos no con la tecnología de ahora—

Esa es la idea que tienen todos, pero es que no ven el panorama completo Douglas, solo se dedican a ver lo que los libros de ciencia divulgan ahora, debo decirte que lo que tengo en la cajita es el futuro, no el presente, micho menos el ayer con los científicos apolillados de mi universidad, te estoy hablando del futuro de la humanidad; cierra los ojos Douglas e imagina un mundo donde las enfermedades degenerativas desaparezcan con una simple vacuna, donde en lugar de vivir 80-90 años como máximo, puedas aumentar tu vida 30 años más, incluso duplicar esos 80 años o quizá llegar a la inmortalidad relativa, humanos con 200 o 300 años de vida plenamente activa y sin deterioro por la vejez o enfermedades, eso es lo que quiero, ese ha sido siempre mi meta desde que tenía uso de razón científica.

 

Fin de la cuarta parte.

Sombras del futuro parte III


132.- En lo personal, regresar a mi nivel de escritura lo veo algo complicado, pero es lo que hay, es mi don, es mi maldición o perdición y heme aquí en mi blog,  132 entradas después y sigo fresco y con ideas nuevas, como un fiel recordatorio  que me muevo a un ritmo diferente.

Contrasta con el horror vivido por el planeta, pero no se crean que solo fueron los zombies, también la economía global sufrió un colapso, China quien había llevado las riendas estaba en recesión y todas las grandes compañías que habían invertido ahí, se vieron forzadas a aminorar su producción, por ende hubo menos empleos y así inició una debacle que coincidió con el despertar de los muertos que en realidad fue el punto final a una era muy ajetreada.

Quiero hablarles más del lugar donde se asienta Titan 28, está justo a las afueras de una gran playa de arenas blancas y un mar azul turquesa justo como mencionaba en el inicio de este relato, a la derecha está una pequeña colina de color verde gracias a su exuberante vegetación, a la izquierda se encuentra la propia Titan 28 a unos 300 metros de la playa y a un par de kilómetros de la ciudad, la construcción fue hecha para soportar y evitar oleadas de zombies, por eso tenía un foso alrededor que la hacía casi inexpugnable, múltiples entradas y helipuertos la comunicaban con otras ciudades, cada cual aún más extraña que la otra, las clase Razor eran ciudades que se podían mover por sí mismas con pequeñas patas en forma de cono de unos 2 metros de altura que se movían al unísono y se impulsaban con energía nuclear de un pequeño reactor en la base, estas ciudades eran pocas, quizá unas 12 pero era un espectáculo impresionante ver mover una mole gris de 300 metros de ancho por 90 metros de alto a 3 kilómetros por hora, como un buque tanque petrolero sobre orugas obviamente sus desplazamientos eran a largo plazo y muy lentos, no albergaban muchas personas, estas moles eran empleadas como centros tácticos y algunas, entre ellas la Razor 375 era un hotel 5 estrellas para civiles que en busca de nuevas emociones se metía en ciudades abandonadas infestadas de zombies a los cuales veían desde barandales y ventanales hechos originalmente para admirar paisajes.

Titán es una construcción fija, si bien tiene anclajes, 8 en total estos sirven en caso de huracanes o algún temblor inesperado, pese a no ser zona sísmica importante, los primeros pisos se corresponden al mantenimiento del edificio y oficinas administrativas, la gente vive en conglomerados llamados cápsulas de vida, no son pequeñas, pero tampoco son generosas en espacio interior, una familia japonesa se sentiría como en casa en cada uno de esos pequeños departamentos, meticulosamente construidos alrededor de un gran patio central, donde se aglomeraban los comerciantes, porque podría ser una comunidad aislada, pero bulliciosa y comercial lo era bastante, comerciantes externos entraban a Titan 28 a intercambiar objetos y también noticias del convulsionado mundo de afuera del año 2078

Pero hablar del año 2078 es también hablar de las maravillas médicas que hay, la oleada zombie permitió a la comunidad científica estudiar de cerca nuevos fenómenos derivados del despertar de los muertos, nuevos antivirales, nuevos anti inflamatorios, desarrollo de vacunas que actuaban más rápido que antes, todo representaba una nueva era de conocimiento científico, con el agregado de un ataque zombie que nadie predijo, si bien no fue el fin del mundo, sí que cambió totalmente sobre lo que pensábamos de los muertos y sobre todo, maldita sea, sobre todo de los vivos.

Fin de la tercera parte.

 

Sombras del futuro parte II


Oficialmente George Sanders residente y empresario local murió por ahogamiento, el ser no lo mordió ni comió solo lo arrastró al agua donde se ahogó.

Lo inquietante era saber que uno de estos seres había logrado pasar la barrera, quizá la falta de mantenimiento o presupuesto era la causa, dentro de las instalaciones se comentó este suceso un par de días, tenían 2 años 4 meses sin un evento de seres así, luego todo volvió a la normalidad.

Por definición, un zombie comenzó a ser conocido en el área del Caribe como un ser controlado por fuerzas vudú, era un muerto que pasaba a ser un fiel servidor del que le hacía el conjuro, magia en estado puro, un títere al servicio de alguien.

Vayamos por partes; los zombies de las películas son o masas informes que comen carne, tú carne; o son monstruos rápidos que también van tras el mismo objetivo, pero la gran mayoría en la vida real al menos los que conozco son lentos por la putrefacción de sus órganos o falta de miembros como piernas o brazos, su andar era predecible si es que caminaban; el famoso caso del zombie de Grecia  fue causado por una persona que disfrazado de uno estos seres, sembró el pánico en aquella población de la cual no recuerdo el nombre, Julián papadopoulos el nombre del bromista pudo ser reconocido debido a que él era parte de un equipo de especialistas de efectos de maquillaje para películas, de ahí lo realista de su disfraz, el problema es que cuando llegó la verdadera oleada de zombies muy lenta por cierto, los tomó por sorpresa a todos, Grecia  pasó a ser un terreno sin rastros de vida humana, animal y vegetal y es que al terminarse la cadena alimenticia carnívora, podías ver que los malditos zombies se comían hasta las plantas, buscaban qué comer y en su desesperación no distinguían si era humano, animal o planta, no era raro verles comerse cuchillos o más bien, hacer el intento de comerlos, pero había un comportamiento diferente a los de las películas, muchos no comían ni iban por seres vivos, muchos solo deambulaban de aquí y allá, sin motivación alguna iban zigzagueando por la vida, al principio muchos fueron identificados y llevados a lugares confinados, con el aumento de estos seres, se los veía caminar o arrastrarse por las calles o a las afueras de las ciudades, no era una plaga como tal, era algo más lento, incluso la gente se acostumbró a evitarlos, era raro el zombie agresivo y con rastros de inteligencia que causaba bajas mortales, pero no por eso no dejaban de existir.

Estoy en el año 2078, los autos siguen viajando por tierra aunque es bueno decir que muchas eran vías elevadas sobre el nivel del mar, aunque los combustibles fósiles son muy escasos había alternativas, las grandes ciudades se convirtieron en mega ciudades verticales separadas entre sí a veces a metros, otras a kilómetros, algunas horizontales, otras submarinas, otras navegaban en el mar cual súper crucero, pero eran de 3 a 4 veces más largos que un buque tanque petrolero; Titan 28 que es el lugar donde vivo es una ciudad-rascacielos de 590 metros de altura, fue construida hace más de 20 años, no es la más moderna como los rascacielos OneLife de 1.5 kilómetros de altura y llenos de comodidades pero sigue siendo una buena opción para vivir decentemente, al menos para los poco más de 16 mil personas que en ella habitan, Titan 28 está a las afueras de la ciudad de Belice, un lugar paradisiaco como consta al inicio de mi relato, con hermosas playas.

 

Fin de segunda parte.

Sombras del futuro


130-

12 de Marzo de 2015

Mi propia versión de una historia de zombis para ustedes, esta es una versión altamente modificada de lo que empezó como un reclamo a las historias de relleno de The Waking Death, pues que me creo mi propia historia y el resultado es pues, Sombras del futuro.

Miro al mar color azul turquesa, algunas olas rompen en una pequeña caleta que está a unos 200 metros de donde me encuentro sentado, volteo más allá y veo a 4 niños jugando en la playa de arenas blancas, cerca de ahí hay unas cabañas de aspecto pintoresco pintadas de color blanco con tejas rojas, poco más allá un pequeño muelle donde 2 embarcaciones, una lancha y un bote pesquero estaban atracados, lo único que rompía el ambiente era aquella malla metálica más allá del rompeolas, adornada profusamente con luces y letreros de advertencia de no acercarse, por eso era una paz buena, poco más allá de donde alcanzo a ver, veo a un hombre, de robusta silueta, ataviado con una llamativa playera tipo hawaiana, al parecer es el padre de uno de esos niños, ellos son felices, pero no siempre es así, las cosas no están tan optimistas…

En la playa había un señor más, era un investigador lo sabía por su gorra de color roja y su uniforme color caqui, esto los identificaba y también por el equipo portátil, una especie de sonar busca tesoros, algo más grande, él me señalo algo a lo lejos pero no supe distinguir bien, allá a unos 200 metros donde se encontraba la malla que abarcaba toda la playa, había una señal de luz que no encendía, no era difícil el cambiarlas, lo difícil y peligroso era llegar y que no te pasara nada el estar junto a la malla protectora, el peligro no eran los tiburones ni ahogarte, el peligro venía de más cerca, carne ambulante, muertos que se movían por el fondo del océano, muertos a bordo de embarcaciones fantasmas, querubines, aquellos extraños y gigantescos animales encontrados en 2017 mezcla de tiburón y mantarraya con boca de dragón y ojos de demonio, no era agradable pues; hacerle mantenimiento a esa malla a no ser que tuvieras un encuentro cercano con animales carnívoros o muertos vivientes que para el caso el resultado era el mismo, la muerte de una forma horrible.

Un gran alboroto se armó en la playa, los niños estaban corriendo afuera del agua, entre los gritos uno de ellos pasó junto a mí y dijo que George había sido arrastrado al mar por algo; supuse que George era el señor de la playera llamativa pues alcancé a ver al de la gorra, mis sentidos de alerta se dispararon, ese “algo” era muy peligroso y yo estaba justo en la playa indefenso, así que hice lo que los niños y corrí como una gacela a ampararme a la entrada del edificio, gruesas puertas tipo bóveda de banco se abrieron mientras las alarmas sonaban, pero a diferencia de los niños y el investigador de la gorra roja que fueron corriendo al interior del edificio, subí 2 niveles apresuradamente y me fui por una especie de barandales, ahí había un mirador que daba a la playa, debía saber qué era ese “ algo” que había hecho desaparecer a George y sí, lo vi unos minutos después, eran las 4 de la tarde aún había suficiente luz solar, allá saliendo del mar, una figura gris, completamente gris salía paso a paso, su andar era tambaleante, errático, pero era seguro, era un hombre cuya piel era gris plomo, su cara la pude ver con unos prismáticos, no estaba vivo eso era seguro, casi no tenía cabello, ahí donde debía estar su ojo izquierdo había un hueco donde se alcanzaba a ver parte del cráneo, su otro ojo estaba anegado de un líquido viscoso color blanco, su mandíbula tenía rastros de sangre seca…un solitario disparo a la cabeza acabó con él, el disparo provino de una de las torres de vigilancia.

 

Fin de parte 1